Delphi presenta el ERE pese a tener una oferta para quedarse con la fábrica

stop

Los trabajadores habían pedido a la dirección la suspensión hasta tener una propuesta vinculante de otra compañía

Fábrica de Delphi en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) / EFE

Barcelona, 29 de marzo de 2016 (19:34 CET)

Nada detiene a la dirección de Delphi. La compañía ha presentado este martes el ERE anunciado para toda la plantilla, formada por 540 personas, pese a tener una oferta no vinculante de reindustrialización por parte de otra empresa. La propuesta permitiría salvar unos 200 empleos en Sant Cugat, aproximadamente el 40 % del total.

Así lo ha explicado en declaraciones a Efe el presidente del comité de empresa de la planta catalana, José Antonio Morán. "La reunión ha sido decepcionante porque le habíamos pedido a Delphi que no presentara el ERE hasta que no hubiera una oferta vinculante", ha explicado Morán tras la reunión.

"El expediente es precipitado porque hay que hablar de muchos temas y tomar muchas decisiones en tan solo un mes, un periodo muy corto, y no estaremos de acuerdo en firmar un expediente que no garantice la continuidad de la actividad en la planta", ha subrayado.

Hasta dos empresas interesadas

Morán ha reconocido que hay una empresa interesada en quedarse con la planta, el nombre de la cual no se ha dado a conocer por cuestiones de confidencialidad. Además, otra se reunirá con la dirección esta misma semana.

La presentación del ERE abre un periodo de consultas de un mes durante el cual el comité de empresa y la dirección tendrán que negociar las condiciones y las fechas de salida de los despedidos. Mientras, se tendrá que ver si la oferta de reindustrialización se hace efectiva.

Con las condiciones del convenio colectivo

Las condiciones de las salidas serán las que se contemplan en el convenio colectivo de Delphi firmado en 2013. "Muy por encima de lo que marca la ley", celebra Morán, con indemnizaciones de 75 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades.

Asimismo, cada empleado despedido tendrá una paga lineal de 10.000 euros y habrá prejubilaciones a partir de los 56 años. Condiciones que, si la oferta actual de reindustrialización prospera, afectará al 40 % de la plantilla actual.

El comité de empresa, que pidió reiteradamente a la dirección que no presentara el ERE para no interferir en la llegada de un posible inversor, contactará ahora con la Generalitat y el ayuntamiento de Sant Cugat para analizar la situación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad