Dia no se recupera del golpe y continúa en caída libre. En la imagen, una tienda de los supermercados Dia en plena reforma.

Desbandada en DIA: la directora de perfumería renuncia por sorpresa

stop

La directora de perfumería se marcha de la empresa de forma imprevista y deja cuatro departamentos en el aire

David Placer

Economía Digital

Dia no se recupera del golpe y continúa en caída libre. En la imagen, una tienda de los supermercados Dia en plena reforma.

Madrid, 19 de septiembre de 2018 (20:14 CET)

La cadena de supermercados DIA sufre una desbandada de personal un mes después del despido fulminante de Ricardo Currás, el consejero delegado que llevó a la empresa a un desplome de beneficios en los últimos años y que perdió la confianza del consejo en agosto pasado.

Una de las mujeres fuertes del departamento, Sabina Toledo, ha renunciado de forma sorpresiva y, detrás de ella, lo ha hecho su equipo, un grupo de trabajadores encargados de cuatro secciones de la compañía: perfumería, alimentación infantil, mascotas y dietética, según han explicado a este medio fuentes cercanas a la dirección.

Los cuatro departamentos han quedado en el aire tras la renuncia también de su equipo, un hecho que ha sorprendido a la directiva presidida por Antonio Coto desde agosto pasado. La decisión ha cogido a la empresa desprevenida, ya que desconoce los motivos de la repentina renuncia y su destino. 

La directora saliente puso en marcha la marca Clarel, una de las enseñas de DIA, y convirtió la perfumería en una de las secciones estratégicas de la cadena de supermercados, ya que obtuvo un crecimiento del 2,6% el año pasado, justo cuando se desplomaron los beneficios de los supermercados DIA.

La empresa ha explicado a este medio que se trata de una "salida normal" y que la directora saliente sólo tenía a su cargo a tres trabajadores. 

Cambios profundos en DIA 

DIA se encuentra en pleno proceso de transformación después de la salida de su consejero delegado, que llevaba toda su vida trabajando para la compañía, pero que perdió la confianza de la cúpula y de los accionistas tras unos pésimos resultados financieros en los últimos dos años.

El modelo de negocio de DIA comenzó a ser cuestionado por los franquiciados que quebraron en masa desde hace tres años y que denunciaron que la empresa maquillaba sus ventas y sus cuentas con aperturas masivas de tiendas.

Ahora la cadena intenta superar esa fase con la apertura de un nuevo modelo de tiendas con comida preparada, productos frescos y una imagen alejada de los descuentos agresivos y del bajo coste que la impulsaron durante la crisis.

La cadena, con sus acciones en valores mínimos históricos y con una pérdida de cuota de mercado sustancial, tiene prevista un profundo proceso de renovación y reforma de sus tiendas en los próximos años.

Hemeroteca

DIA Supermercados
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad