Presentación de resultados de supermercados DIA. ED

Lo que le faltaba a DIA: contagiada por la crisis de Carrefour

stop

La cadena de supermercados DIA recibe la valoración negativa de Barclays, JP Morgan y Jefferies, que hunde la acción el 14,6%

Barcelona, 13 de julio de 2018 (19:38 CET)

DIA ha perdido el 58% de su valor en bolsa en apenas un año. Lejos quedan los 6 euros por acción que llegó a tocar a finales de julio de 2017. Acosada por los bajistas y con malas previsiones de resultados, la compañía tocó este viernes su mínimo histórico. Concretamente cayó el 14,6%, hasta los 2,2 euros en esta última jornada y el 17,8% en lo que va de semana, dejándose 298 millones.

El principal argumento para desatar la caída ha sido la rebaja de la opinión de las firmas de inversión, que recortaron sus perspectivas entre el 30% y el 40%. De este modo, Jefferies encogió su opinión de la acción desde los 3,9 hasta los 2,75 euros (-30%), Barclays lo hizo descender los 3,65 a los 2,7 euros (-30%) y JP Morgan desde los 3,5 a 2,1 euros (-40%).

El mercado anticipa un probable recorte de objetivos --conocido como profit warning--  después de que las estimaciones sobre los resultados del primer semestre de Carrefour sean muy negativas. Así, el rojo se extiende en el resto del sector.

Además, el otro factor que explica el descalabro de DIA llega de la mano del superdividendo de 18 céntimos que entregará la semana que viene. El jueves fue el último día en el que las participaciones adquiridas tenían derecho a recibir el pago, por lo que las compradas este viernes ya no pueden beneficiarse de la remuneración.

La sociedad debe hacer frente a la marabunta de bajistas que copan su capital. La cadena de supermercados es la más afectada del IBEX por estos especuladores, pues representan el 16,88% de su accionariado. No obstante, al frente de la empresa hay cierto optimismo, pues la cifra se redujo el 0,2% desde el 17,08%.

DIA, a tiro de OPA

Con el descenso de este viernes, el valor de la cadena de supermercados cae hasta los 1.463 millones de euros; un precio que la deja a tiro de cualquier inversor. Precisamente, el primer accionista de la compañía, Mikhail Fridman, sopesa lanzar una ofensiva para elevar su 25% del capital.

Como explicó Economía Digitalel magnate tiene un plan para lanzar una OPA y hacerse con la totalidad de la empresa. El también dueño de la cadena X5, conocida como la Mercadona rusa, está interesado en consolidar un conglomerado. Fridman ve en DIA la oportunidad de expandir sus tentáculos por todo el planeta al aprovechar la red de comercios en EspañaPortugalArgentina Brasil.

En el golpe de estado que tiene en su cabeza, el ruso quiere acabar con el consejero delegado de la sociedad, Ricardo Currás, y colocar a hombres de su confianza para modernizar una compañía que considera obsoleta. Para ello, ya colocó a Stephan DuCharme, máximo responsable de X5, como consejero. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad