El inversor ruso Mikhail Fridman. Letterone

El magnate ruso urde un plan para comprar DIA y echar a la cúpula

stop

El empresario ruso Mikhail Fridman planifica hacerse con el control de la empresa para modernizarla y liquidar al equipo de Ricardo Currás

Madrid, 03 de junio de 2018 (04:55 CET)

El magnate ruso Mikhail Fridman urde un plan para lanzar una OPA y hacerse con la compra de DIA. El dueño de la cadena de supermercados X5, conocida en las esferas del sector como la Mercadona rusa, está interesado en adquirir la totalidad de la empresa, según explican fuentes conocedoras del plan.

Fridman ha visto en DIA el vehículo perfecto para ampliar la expansión de sus negocios de supermercados en todo el mundo. Y quiere aprovechar la red de tiendas de DIA en España, Portugal, Argentina y Brasil para la consolidar su presencia internacional.

El plan del magnate ruso tendrá como consecuencia inmediata el cese del consejero delegado de DIA, Ricardo Currás, y de los directivos de su confianza, según explican las mismas fuentes.

El magnate ruso quiere modernizar y profesionalizar una compañía que consideran obsoleta tanto en estructura como en oferta. Para dar impulso a sus planes de modernización, Fridman ya ha colocado a Stepahn DuCharme, máximo responsable de X5 como consejero de DIA. DuCharme es junto con Heinz Holland, exconsejero de Lidl, responsable de realizar el diagnóstico de la compañía y podría ser clave en los planes de reconversión.

Cambio de modelo

Ricardo Currás, que ha dirigido a los supermercados DIA durante los últimos años, ha ofrecido pésimos resultados anuales en 2017 y en el primer trimestre de 2018, cuando apenas obtuvo 4 millones de euros en beneficio en las operaciones, el 70% menos que el año anterior.

La acción de DIA, que pierde en cuota de mercado y se ve obligada a bajar precios para seguir siendo competitiva, roza precios mínimos históricos, lo que facilitaría al grupo ruso a ejecutar la toma de la empresa.

Fridman podría dar un vuelco en la gestión de la compañía, que hasta ahora se ha basado en el modelo de franquicias, que ha ocasionado serios dolores de cabeza para la compañía que todavía enfrenta varios procesos judiciales.

El empresario tiene el control del 25% de DIA desde enero cuando la sociedad Letterone adquirió el 15% de las acciones. Si el grupo aspira a obtener más del 30%, estaría obligado a lanzar una OPA por la totalidad de la empresa.

Al margen del grupo ruso, el resto de accionistas de DIA se encuentran atomizados con Goldman Sachs con casi el 10% del capital, sal igual que Baillie Gifford y Société Générale con más del 3,17%.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad