El aceite de oliva logra el récord de producción en plena venta de Deoleo

stop

Los fabricantes acumulan 1.700 millones de toneladas embotelladas esta temporada. El apetito de Italia y de los fondos buitres por la primera embotelladora del mundo crece al mismo ritmo que las exportaciones

Embotelladora de aceite de oliva. | EFE

07 de abril de 2014 (21:40 CET)

Los productores de aceite de oliva han logrado resultados históricos. A falta de pocas jornadas para el cierre de la temporada, los oleicultores han registrado una producción récord de 1,7 millones de toneladas de aceite de oliva, casi el triple que el consumo medio anual en España.

El sector exhibe unas cifras envidiables: la producción se ha triplicado desde 1986, cuando España entró en la Comunidad Económica Europea, y el consumo interno ha crecido incluso en años de crisis, explica el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Andalucía, UPA, Agustín Rodríguez.

La buena salud del sector ha atraído el interés de Italia y de fondos buitres extranjeros que ven en la mayor productora de aceite de oliva del mundo, Deoleo, una excelente oportunidad para extraer rendimiento en el corto plazo. Los productores calculan que este año España, que concentra el 60% de la producción mundial, exportará más de 700.000 toneladas de aceite de oliva, principalmente a Italia y Estados Unidos.

El perjuicio de la marca blanca

La compañía ha dado un giro estratégico hacia la exportación debido a las graves complicaciones que el auge de las marcas blancas está ocasionando en los productores. El mercado español está dominado por las marcas de las cadenas de distribución, encabezadas por Carrefour, Mercadona, Alcampo y Lidl, que en ocasiones venden precios por debajo del coste de producción fijado por el ministerio de Alimentación, según denuncian los agricultores andaluces.

Debido a que en el mercado internacional, la competencia de la marca blanca barata es prácticamente residual, Deoleo ha comenzado su expansión exterior con la vista puesta en Canadá, Japón, China, Europa del Este, México y Brasil. Son mercados con alto margen de beneficio y donde el consumidor suele pagar seis euros por litro de aceite.

Tras una reducción de plantilla de 2.000 a 800 trabajadores, la empresa debe hacer frente a una deuda de unos 500 millones de euros y la cúpula directiva parece favorable a la entrada de capital que permita afrontar la expansión. “La empresa no tiene una mala situación financiera. Está superando con buen ritmo la reestructuración. Lo que no sabemos es por qué han coincidido todas las entidades en vender en el mismo momento. Es una casualidad cuyo alcance desconocemos”, explica Jorge Tomé, portavoz de Comisiones Obreras.

El gobierno interviene

Las entidades intervenidas están obligadas a vender su participación en la empresa, pero La Caixa también ha puesto sus acciones a la venta. En total, el 31% de la compañía está disponible, lo que obliga a la presentación de una Oferta Pública de Acciones, OPA. El temor de que el principal rival español en el mercado internacional de aceite de oliva, Italia, se apodere de la principal empresa del sector ha encendido las alarmas en el sector y en el Gobierno andaluz y español, que trabajan ya en un rescate español para la compañía.

El propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró este lunes que el Gobierno quiere entrar en la participación de la empresa aunque acotó que sería una “participación minoritaria”. Fuentes del ministerio de Alimentación señalan que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, SEPI, dependiente del Ministerio de Hacienda, prepara la creación de un consorcio español.

El ministro de Alimentación, Miguel Arias Cañete, aseguró que el Gobierno es partidario de mantener la “españolidad” de la empresa, que es “estratégica” para la economía andaluza y española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad