Dos personas pasean por delante de un centro de El Corte Inglés en Valencia decorado con motivos navideños. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

El Corte Inglés pone 3.000 millones en inmuebles a la venta

stop

El Corte Inglés dobla el valor de la cartera que preveía vender en un principio y pide ofertas para el mes de marzo. El objetivo es reducir deuda

Economía Digital

Dos personas pasean por delante de un centro de El Corte Inglés en Valencia decorado con motivos navideños. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

Barcelona, 11 de marzo de 2019 (12:13 CET)

El Corte Inglés dobla la apuesta. Si en un primer momento tenía en mente poner a la venta alrededor de 1.500 millones de euros de activos inmobiliarios con el objetivo de recortar la deuda, ahora da un paso más y elevará la cantidad de inmuebles en el mercado hasta los 3.000 millones de euros.

Según El Confidencial, la decisión ya se comunicó a PwC, que asesora la venta. Los grandes almacenes presididos por Jesús Nuño de la Rosa esperan recibir las ofertas este mismo mes de marzo con tal de agilizar la desinversión.

El grupo dividió en tres paquetes el lote, que incluyen suelos, viviendas, oficinas, plataformas logísticas y centros comerciales. Alrededor de un tercio está formado por inmuebles en localizaciones atractivas y que podrían ser revendidos de manera rápida. Algo más del 10% son activos intermedios que preceden a la mitad de los edificios con pocas posibilidades de ser atractivos.

Por ello, se espera que las ofertas recibidas por El Corte Inglés en esta primera ronda de contacto sean bajas, por lo que la compañía habría incrementado el volumen de inmuebles a la venta.

El Corte Inglés está en 'modo venta'

Además, se plantea la venta de otros activos, como es el caso de las filiales de seguros, viajes e informática, como informó Economía Digital en febrero. No obstante, estas operaciones están todavía en fase embrionaria. “La intención es deshacerse de aquello que no sea el core de El Corte Inglés, pero todavía no se ha decidido el cuándo ni el cómo”, resumen fuentes internas.

El plan de desinversiones obedece a la gran obsesión de Nuño de la Rosa desde que alcanzó la presidencia de la empresa: conseguir el investment grade para una hipotética salida a bolsa futura y tener mayor facilidad para financiarse. Y el primer problema para lograrlo es la abultada deuda que los grandes almacenes arrastran. 

A pesar del acuerdo de refinanciación cerrado con la banca hace un año, la situación mantiene en alerta a los analistas. Al cierre del primer semestre fiscal de 2018 --hasta finales de agosto--, la deuda era de 3.652 millones de euros.

Hemeroteca

El Corte Inglés
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad