El consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo (d), y el presidente de la empresa, Jesús Nuño de la Rosa (i). El Corte Inglés

El Corte Inglés: un mes y Del Pozo ya carga contra Nuño de la Rosa

stop

El consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo, se siente ninguneado al ver que los temas importantes quedan bajo el poder de Jesús Nuño de la Rosa

Carles Huguet

Economía Digital

El consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo (d), y el presidente de la empresa, Jesús Nuño de la Rosa (i). El Corte Inglés

Barcelona, 19 de julio de 2018 (04:55 CET)

Son como el día y la noche: el volcánico Víctor del Pozo y el inalterable Jesús Nuño de la Rosa. El hasta ahora tándem de consejeros delegados de El Corte Inglés se rompió el pasado 14 de junio cuando el segundo fue coronado como presidente de los grandes almacenes en detrimento de Dimas Gimeno. Era una solución que buscaba el consenso. Puso de acuerdo a todos los consejeros, pero levantó ampollas en su hasta entonces homólogo. “A mí me han defenestrado”, denuncia entre bastidores.

Víctor del Pozo era el primer ejecutivo de la división comercial y los establecimientos. Mientras, Nuño de la Rosa estaba especialmente focalizado en Viajes El Corte Inglés y el área corporativa. Ahora, el encargado de supervisar el funcionamiento de los centros ha pasado a reportar a su otrora igual. Mientras el ascenso de uno es evidente, los celos del otro se han disparado. “No me han dado nada, me han dejado al margen”, comenta a su entorno.

Las tensiones estallan ahora debido a que Del Pozo se consideraba por encima de su homónimo; bajo su mando estaba más del 75% de los 15.500 millones de euros que facturó el conglomerado en 2016. Por ello, el ejecutivo aspiraba incluso a ser nombrado presidente, pero sus deseos quedaron frustrados el pasado mes de junio.

Por el momento, el choque de trenes no se ha producido aunque ya se avecinan discusiones por la gestión del personal o el día a día de los centros comerciales. Las rebajas, igual que en la mayoría del sector, están siendo peores que las de 2017.

Nuño de la Rosa y Del Pozo tienen caracteres opuestos: uno es frío y analítico, el otro es impulsivo y volcánico

Fuentes de El Corte Inglés niegan las tiranteces entre ambos y califican la relación de “normal”. “Las funciones son las habituales en las empresas con este organigrama: el presidente se ocupa de asuntos corporativos y el consejero delegado está encima del día a día del negocio”, desgranan.

Lo cierto es que en la fotografía oficial de su nombramiento, Nuño de la Rosa se presentó a los medios escoltado por Del Pozo. Sin embargo, fuentes cercanas al consejo restan importancia al gesto y aseguran que el trato entre ambos siempre fue distante debido a las diferencias de carácter.

"El presidente es una persona analítica, fría y algo tímida; un gran gestor aparecido en el momento adecuado", definen. Por contra, "el consejero delegado es impulsivo, con muchísima iniciativa que a veces provoca que piense poco en las consecuencias de sus actos e ideas", comparan.

Por qué Nuño de la Rosa preside El Corte Inglés

El nombre de Jesús Nuño de la Rosa se coló entre las quinielas para presidir El Corte Inglés después de que los críticos con la gestión de Dimas Gimeno buscaran un candidato de consenso para convencer también a las posiciones neutras. La primera idea fue colocar a la consejera Marta Álvarez, pero rápidamente fue descartada por la vieja guardia de la empresa y los independientes como Manuel PizarroShahzad Shahbaz –representante del jeque catarí Al Thani— por su inexperiencia y falta de preparación.

A propuesta de los consejeros Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría se puso al consejero delegado, que también mantiene una gran relación personal con Marta, sobre la mesa. Hombre de consenso, está bien valorado hasta por el entorno de Gimeno a pesar de haberle robado la poltrona. En su currículum está haber liderado la refinanciación de deuda de 3.650 millones con la banca firmada en inverno.

Casado y con dos hijos preadolescentes, Nuño de la Rosa es prácticamente un adicto al trabajo. “Te puedes ir a tomar un par de cervezas con él después de un congreso y, si entras en su círculo de confianza, seguirá dándole vueltas a sus preocupaciones laborales”, explican en el sector turístico. “Es un auténtico currante”. 

La necesidad de un acuerdo amplio frenó las posibilidades del ambicioso Del Pozo. Ejecutivo criado en los grandes almacenes, el contexto crispado y el aval de la refinanciación propiciaron el nombramiento de su anterior colega. 

Hemeroteca

El Corte Inglés
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad