La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en una imagen de archivo. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

El Gobierno cita a la plantilla de Nissan 72 horas antes del día D

stop

Tras desoír las anteriores peticiones del comité de empresa, el Ministerio de Industria se reunirá con los sindicatos el próximo 25 de mayo

Carles Huguet

Economía Digital

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en una imagen de archivo. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

Barcelona, 19 de mayo de 2020 (04:55 CET)

A diez días del evento en el que, presumiblemente, Nissan anunciará el futuro de la fábrica de Barcelona, el Ministerio de Industria reacciona a las peticiones de la plantilla de la planta catalana. Después de no atender las demandas anteriores, el departamento que lidera Reyes Maroto se verá las caras con el comité de empresa el próximo 25 de mayo, a solamente 72 horas del día D para el devenir de la instalación de la Zona Franca.

En una nota enviada a la plantilla, el comité de empresa informó que, esta vez sí, el Ministerio había aceptado la reunión que los sindicatos habían solicitado con la propia ministra Maroto y el secretario general de Industria, Raúl Blanco. La respuesta se produjo en menos de un día mientras que la última petición, realizada hace dos semanas, se guardase en un cajón.

“La convocatoria de reunión se ha conseguido gracias a la presión que los trabajadores realizamos a través de la huelga indefinida”, celebraron los sindicatos. Como avanzó Economía Digital la semana pasada, el Ejecutivo de Pedro Sánchez hacía días que no contestaba al teléfono y eran muchos los que lo daban por desaparecido en combate.

Nissan insiste: "el futuro de Barcelona no está decidido, la decisión se comunicará antes del verano"

Según explica fuentes de la plantilla, el viraje del Gobierno se ha agradecido, pues hace dos semanas solicitaron un encuentro con los mismos interlocutores. A pesar de la huelga indefinida convocada desde el pasado 4 de mayo y una producción que cerró el pasado ejercicio al 27% de la capacidad, ni siquiera se les dio una fecha.

La justificación que recibieron fue que los responsables del gabinete querían reunirse con la dirección de Nissan antes de verse con la plantilla. Según cuentan entre bastidores, no lograron sortear la versión oficial: “la decisión no está tomada, se comunicará antes del verano”. 

Consultado por este medio, el Ministerio de Industria explicó que "desde hace más de un año se trabaja en medidas para garantizar el futuro de la planta, algo que ha sido transmitido a la empresa al máximo nivel en los últimos meses". Sin embargo, el departamento que lidera Maroto no respondió a las preguntas formuladas: ¿Cuáles fueron las conclusiones del último encuentro con Nissan? y ¿Con quién se ha reunido el Gobierno de la compañía?.

La prensa japonesa asegura que el cierre de Nissan Barcelona ya está decidido

La principal duda es ahora si el movimiento del Ejecutivo servirá para alguna cosa o llega ya demasiado tarde. Según informó el japonés Nikkei, Nissan habría decidido ya el cierre de la fábrica barcelonesa y repartir los modelos que todavía fabrica en Cataluña, la furgoneta eNV200 y la pick up Nissan Navara, por las plantas de su socio Renault. Así, la instalación echaría el cierre tras cerrar el último trimestre trabajando al 27% de su capacidad, muy lejos de los niveles de rentabilidad necesarios.

El adiós fue aprobado el pasado jueves, según el citado medio, y se enmarca dentro de una reestructuración global de la compañía, que recortará su tamaño en un 20%. Y el negocio europeo será de los grandes damnificados, pues la organización concentrará sus inversiones en JapónEstados Unidos y China, tres mercados que suponen casi el 70% de sus ventas. Así, Nissan aspira a recortar costes por valor de 2.500 millones de euros para contrarrestar el descenso de ventas. En el último ejercicio, cerrado en marzo, la caída fue del 13% hasta los 4,79 millones de automóviles

Nissan Barcelona, en huelga indefinida

A la espera de que se oficialice la decisión, la plantilla del centro de la Zona Franca y sus dos satélites, Sant Andreu y Montcada --las tres en Barcelona--, frenaron la producción de un pedido de 1.700 pick up de Mercedes con una huelga indefinida motivada por la ausencia de futuro de la instalación. La respuesta de la filial española fue presentar un nuevo expediente de regulación de empleo (ERTE) con el coronavirus como argumento, algo que el comité de empresa niega. Por ello, lo ha llevado a los tribunales con una demanda por vulneración del derecho a la huelga.

Tras el inicio del procedimiento, el Departament de Treball convocó a sindicatos y empresa a una nueva reunión de mediación, que se celebrará el próximo 20 de mayo.

La crisis viene de lejos. Desde mucho antes de la pandemia. “La fábrica de Zona Franca (Barcelona) ya no es rentable y tendrá un excedente de personal a partir de mayo”, dijo a los sindicatos el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, en enero. Los ratios de actividad están ya muy por debajo de las 60.000 unidades anuales que el ejecutivo fijó como suelo para la instalación catalana hace un año, cuando llegó a Barcelona para anunciar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 600 personas.

Antes de verano, De Ficchy prometió que presentaría un plan de futuro para la planta . Y en el horizonte solo había dos alternativas: una adjudicación o el cierre. Según la prensa nipona, la segunda opción fue la escogida.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad