El Prat refuerza su faceta comercial: las tiendas y el aparcamiento

stop

TRANSPORTE

Aeropuerto de El Prat Barcelona

16 de diciembre de 2012 (18:10 CET)

El negocio del aeropuerto de El Prat no sólo está vinculado a la aviación. El aeródromo barcelonés ingresó en 2011 cerca de 60 millones de euros por actividades que tienen más que ver con un centro comercial que con un aeródromo. Una situación que la directora del aeropuerto, Sonia Corrochano, y todo su equipo potencian desde su llegada. Las dos principales líneas de negocio: las tiendas y el aparcamiento.

Esta misma semana el aeropuerto de El Prat ha presentado dos propuestas para que el negocio en tierra también bata récords. Por un lado, ha presentado parte del relanzamiento comercial de la T2, que incluirá la llegada de varias marcas de reconocido prestigio. Por otro, el aeropuerto ha lanzado una oferta para los vehículos que estacionen en el aparcamiento del aeropuerto. El objetivo es que se mantengan los mismos niveles de ocupación entre semana y sábado y domingo, cuando se produce un descenso notable.

Casi 30.000 plazas


La oferta ofrece a los pasajeros estacionar cualquiera de los aparcamiento de la T1 o de la T2 durante un fin de semana completo por el que abonarán 36 euros. En total, el aeropuerto cuenta con más de 27.500 plazas para vehículos de los pasajeros.

El volumen de negocio del aparcamiento de El Prat es alto. El 30% de los pasajeros que van al aeropuerto lo hacen en vehículo propio y utilizan las instalaciones para aparcar. En un nivel similar están los que acuden en taxi (un 32%). El resto de viajeros utiliza el transporte público (12%) o los llevan hasta el aeropuerto con vehículo propio pero no aparcan (el 26%). Todos estas cifras equivalen a 40.000 vehículos diarios desplazándose hasta el aeródromo barcelonés, según datos del aeropuerto.

Proyecto estrella


Sin duda, el proyecto estrella en este aspecto comercial es la creación de un Beach Club y un campo de golf en las inmediaciones del aeropuerto. El campo de golf iría encajonado en las 18 hectáreas que el aeropuerto posee entre el mar, la valla del perímetro que sigue paralela a la pista de aterrizaje más cercana a la costa y dos zonas protegidas. El concurso para su construcción se abrirá a lo largo del año que viene. El Beach Club contrará con una superficie de 4.000 metros cuadrados, con restaurantes, piscinas y una área de pícnic.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad