El presidente de Fergo Aisa incrimina a las cajas de ahorro en el 'caso Cipsa'

stop

INVESTIGACIÓN POR FRAUDE

El presidente de Fergo Aisa, Carlos Fernández

en Barcelona, 26 de febrero de 2015 (22:57 CET)

Carlos Fernández, presidente de Fergo Aisa y epicentro del caso Cipsa, ha incriminado a las cajas de ahorro en el entramado. En su declaración ante la juez, a la que ha tenido acceso Economía Digital, el directivo ha asegurado que los directivos de las entidades financieras conocían la facturación falsa, aunque ha negado que ésta sirviera para saquear las sociedades con las que vehículaban promociones inmobiliarias.

El caso Cipsa se centra en unas sociedades mixtas constituidas entre 2005 y 2007 por la inmobiliaria de Fernández y varias cajas de ahorro --Terrassa, Laietana, Manlleu, Caja España y Caja de Navarra-- para adquirir solares y realizar posteriormente edificaciones. El supuesto fraude se genera a partir de varias firmas a nombre de Fernández, que giraban facturas falsas por servicios ficticios a las participadas. El fraude asciende hasta los siete millones de euros y, hasta la fecha, hay una veintena de imputados.


El caso de Caixa Terrassa

Fernández, que ha declarado acompañado por su abogado Manuel Troyano, ha asegurado ante la titular del juzgado de instrucción número 18 que las facturas falsas servían para encubrir pagos a proveedores en negro. A preguntas de la magistrada por una operación realizada junto a Caixa Terrasa, el empresario asegura que los directivos de la entidad financiera conocían el mecanismo. "En el fondo lo sabían pues era la práctica habitual por aquel entonces en el mercado inmobiliario", recoge la transcripción.

La declaración de Fernández contradice la de otros directivos de Caixa Terrassa. En la vista, la juez ha recordado las palabras de Sebastián Mas, en que negaba conocer el objeto de la documentación falsa. "Si esas facturas se presentan, se pagan y se cobran, es que todos los de Promou –sociedad mixta-- las han autorizado previa verificación del departamento analítico y de inversiones al que alude el señor Mas", zanja Fernández.


Argumentos de la defensa

Las explicaciones de Fernández van encaminadas a desmontar las acusaciones de fraude. Si el entramado se hacía para pagar proveedores en negro, sería absurdo pensar que el presidente de Fergo Aisa robaba a las cajas porque también se estaría robando a sí mismo. En este sentido, fuentes judiciales aseguran que tampoco tiene lógica que el empresario se metiese en este entramado, con una fuerte inversión económica inicial para llevarse tan poco.

Las citadas fuentes también cuestionan la acusación de que las adquisiciones de solares se hicieron por un valor superior al real. Recuerdan que las compras se hicieron en pleno boom inmobiliario y que, Fernández, asumió doble riesgo por ello. El empresario ha explicado a la magistrada que las cajas ganaban dinero con sus préstamos para adquirir el terreno, para levantar el inmueble y para financiar al comprador final. En cambio, Cipsa sólo sacaba beneficios por la construcción y la comercialización.


¿Quién es Carlos Fernández?

A Carlos Fernández le interesa zanjar este asunto lo antes posible. El que fuera un empresario de éxito gracias a su promotora inmobiliaria Fergo Aisa tiene otros tres procesos judiciales abiertos en los juzgados de Barcelona. Además, también se debe enfrentar a la insolvencia de Fergo Aisa. La compañía entró en quiebra el verano de 2013, tras haber salvado el match ball en otras ocasiones. El pasivo de la firma se sitúa sobre los 300 millones.

Su situación económica no debe ser precisamente boyante. Sus viviendas están embargadas y recientemente la Guardia Civil requisó varias obras de arte de gran valor en el marco del caso Cipsa

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad