El RACC lanza el primer ránking de coches eficientes en Europa

El RACC lanza el primer ránking de coches eficientes en Europa

stop

El RACC apuesta por la eficiencia energética en el automóvil: presenta los resultados de la primera ola de test de sostenibilidad de Green NCAP

Barcelona, 01 de marzo de 2019 (13:47 CET)

El RACC apuesta por la reducción de emisiones y la eficiencia energética. Así, la compañía ha presentado los resultados del primer test de sostenibilidad de Green NCAP, el nuevo programa de evaluación de vehículos para premiar el coche más eficiente, según sus emisiones.

El estudio, que tiene como objetivo promover el uso de coches más limpios y la movilidad sostenible, ha señalado dos vehículos ganadores entre los 12 analizados: el Hyundai Ioniq y el BMW I3, ambos 100% eléctricos.

Esta iniciativa europea está auspiciada por el Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos – NCAP en sus siglas en inglés- y está formada por una veintena de administraciones públicas, universidades y automóvil club. Entre sus participantes se encuentra RACC, como miembro de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

De esta manera, el programa examina periódicamente el rendimiento de los vehículos en condiciones de circulación real y los somete a pruebas más estrictas que las exigidas legalmente a los fabricantes.

Al fin y al cabo, los objetivos del consorcio europeo Green NCAP es promover vehículos menos contaminantes, más eficientes energéticamente y más sostenibles, proporcionar información independiente al usuario e incentivar a los fabricantes a desarrollar vehículos más limpios.

Las primeras pruebas de Green NCAP      

En la primera ola de test de sostenibilidad de Green NCAP se han evaluado 12 vehículos de distintas marcas. Los modelos mejor puntuados han sido el Hyundai Ioniq y el BMW I3, que han logrado la puntuación máxima de cinco estrellas.

Por detrás, el VW Up!GIT, de motor gasolina ha conseguido cuatro estrellas, mientras que el BMW X1 2.0d – motor diésel –, y el Mercedes – Benz A200 – motor gasolina – han recibido tres estrellas.

Los resultados del test tienen en cuenta el protocolo Green NCAP que combina diversos test en laboratorio, en conducción en frío o en modo eco, emisión de dióxido de carbono así como evaluaciones en condiciones de circulación.

De esta manera, el tipo de combustible no es un factor determinante para ocupar los primeros puestos del test: entre los vehículos con más estrellas se han situado algunos con motores diésel y gasolina. Al fin y al cabo, cada fabricante dispone de una estrategia para encontrar el equilibrio que demanda el consorcio europeo: cumplir con los objetivos de eficiencia energética y de reducción de las emisiones.

La evolución de las pruebas de Green NCAP

El objetivo final de los test de sostenibilidad de Green NCAP es influir en los fabricantes para que reduzcan el impacto medioambiental de sus vehículos durante su vida útil: desde su fabricación hasta el desguace.

Así, los participantes en esta iniciativa pretenden extender los controles para lograr análisis periódicos de los vehículos, a fin de que se tenga en cuenta la energía utilizada tanto en la producción del vehículo como en su uso por parte del usuario.

Con esto, Green NCAP logrará discernir y analizar el ciclo de vida completo del automóvil, incluyendo: la energía utilizada para fabricarlo, la energía consumida durante su vida útil y la energía requerida para reciclar sus componentes.