Elon Musk, el consejero delegado de Tesla, en un congreso en Australia, en 2017. Foto: EFE/MS
stop

"Por favor no hagas esto", transmitieron los inversionistas a Elon Musk ante la posibilidad de la privatización de Tesla

Barcelona, 25 de agosto de 2018 (11:31 CET)

La alarma duró poco más de dos semanas. Después de revolucionar el mercado a través de Twitter, con una serie de mensajes en los que se mostró convencido de que sacar a Tesla de bolsa era la mejor opción, Elon Musk se desdice y afirma que la empresa se mantendrá en Nasdaq.

Musk aseguró que los inversores del fabricante de coches eléctricos le convencieron de no privatizar la empresa, pese a que "la mayoría de los accionistas dijeron que permanecerían con Tesla si nos privatizábamos".

Si bien los inversores respaldarían a Tesla si decidiese salir de bolsa, "el sentimiento, en pocas palabras, era 'por favor no hagas esto'", comentó el fundador y consejero delegado de Tesla.

Elon Musk: "Sabía que la privatización sería un desafío"

El revés con respecto a la situación de Tesla en bolsa también tiene como causas las argumentaciones de los inversores institucionales, que tienen reglas internas que limitan cuánto pueden invertir en una empresa privada.

"Sabía que el proceso de privatización sería un desafío, pero está claro que consumiría más tiempo y sería una distracción de lo previsto inicialmente. Esto es un problema porque debemos mantenernos enfocados en aumentar el Model 3 y ser rentables", manifestó Musk el viernes.

"No lograremos nuestra misión de avanzar la energía sostenible a menos que también seamos financieramente sostenibles", insistió. Por todos estos motivos, se reunió con el consejo directivo de la empresa y comunicó su nueva decisión, bien recibida entre los presentes en el encuentro.

La amenaza de la privatización de Tesla

Musk tomó a sus propios inversores y empleados por sorpresa cuando anunció en Twitter que retiraría a Tesla de bolsa y ofrecería 400 dólares a cambio de cada acción, lo que desató una subida impresionante en sus acciones, hasta que su cotización fue suspendida temporalmente.

El empresario es crítico con los vendedores a corto plazo de las acciones de Tesla y considera que dañan el desarrollo de la compañía. Pero, cuando se suspendió su cotización, Musk escribió a los empleados para aclarar que la decisión de privatizar la compañía no era final, pese a que tenía buenas razones para sugerirlo.

Hemeroteca

Tesla Elon Musk
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad