Elon Musk entra en pánico por las finanzas de Tesla. Archivo/EFE
stop

El jefe de Tesla pronostica que el fabricante de coches eléctricos se quedará sin efectivo en diez meses

Barcelona, 18 de mayo de 2019 (12:48 CET)

Hace dos semanas, Elon Musk estaba muy emocionado de iniciar un proceso de aumento de capital en Tesla de más de 2.300 millones de dólares (en torno a 2.000 millones de euros). Pero tal parece que los cálculos no estaban bien hechos, o que faltó tomar en cuenta algunos factores, porque el fabricante de coches eléctricos se está quedando rápidamente sin efectivo.

En un memorándum enviado por el fundador de la compañía a los empleados esta semana, Musk admite que ha entrado en pánico por las finanzas de Tesla. Su pronóstico es que la liquidez actual, de 2.200 millones de dólares, "es mucho dinero", pero da a la empresa apenas "diez meses para alcanzar el punto de equilibrio".

El presidente ejecutivo de Tesla dijo a los empleados que él y el nuevo director de finanzas de la compañía revisarán personalmente todos los gastos en un intento "extremo" de reducir costos luego de pérdidas masivas durante el primer trimestre del año, informó Electrek, que filtró la carta el viernes.

Musk: "Esta es la única forma en la que Tesla puede ser sostenible"

Musk afirmó que es "extremadamente importante" examinar "cada gasto de Tesla, sin importar cuán pequeño sea". Una nueva iniciativa de reducción de costos se pondrá en marcha en breve y los empleados deberán recomendar partidas que se puedan ahorrar, mientras la empresa evalúa cada pago, incluyendo "partes, salarios, gastos de viaje y alquiler".

El nuevo director de finanzas de Tesla, Zach Kirkhorn, revisará cada página de los gastos y Musk hará lo propio con cada décima página de los documentos. "Esto es duro, pero es la única forma en que Tesla puede ser financieramente sostenible y tener éxito en su objetivo de ayudar a que el mundo sea ambientalmente sostenible", escribió en la misiva.

El mensaje recuerda a uno muy similar enviado en 2018, cuando llamó a todos los empleados a contribuir en el ahorro de los gastos y avanzó una iniciativa para realizar pequeñas mejoras en la eficiencia de las finanzas. Pero esta vez ya no se trata solo de "pequeñas mejoras", sino de una evaluación general de todas las partidas del fabricante.

Tesla cerró una ampliación de capital de 2.000 millones en las últimas semanas, después de unos resultados desastrosos en el primer trimestre. La multinacional tuvo unas pérdidas de 702 millones de dólares en los primeros tres meses fiscales del año, con menos de la mitad de coches vendidos de los que preveía la empresa.

Cuando Musk habló de reducir costes en abril de 2018, pasaron apenas dos meses para la primera ronda de despidos (el 9% de la plantilla en junio). En enero de este año, Tesla cesó al 7% de sus trabajadores y ha amenazado con cerrar tiendas físicas, aunque después se retractó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad