Eroski asegura a los trabajadores que Caprabo no está en venta

stop

La incertidumbre crece ante las supuestas negociaciones para desprenderse de parte del negocio

25 de noviembre de 2013 (21:12 CET)

“Os confirmo que Caprabo no está en venta”. Esa es, de momento, la posición de la compañía. En estos términos se ha dirigido la dirección a los trabajadores tras las informaciones que apuntan a la posible venta de parte del negocio de Eroski para poder sobrevivir.

La situación del grupo vasco es, cuanto menos, complicada. La deuda que la compañía intenta reestructurar podría rozar los 3.000 millones de euros. Carrefour y Supersol podrían estar interesados en comprar alguno de los activos de la compañía, según apuntan fuentes sindicales.

Venta de centros

Junto a la posible venta de Caprabo, saltaba este fin de semana la voz de alarma sobre la reducción de una parte importante de la red comercial. Se especula que Eroski --integrada en la cooperativa Mondragón-- podría vender los supermercados del sur del país y Madrid para concentrar sus esfuerzos en el norte, más concretamente en Catalunya, Cantabria y País Vasco.

De momento, la plantilla no tiene constancia oficial de ello. “La empresa no ha comunicado nada. Ha enviado una nota para negar la venta y tranquilizar a los trabajadores. Pero existe cierta incertidumbre”, aseguran fuentes de CCOO.

Supersol y Carrefour tantean el terreno

En el texto, al que ha tenido acceso este diario, la empresa tacha de informaciones sin fundamentos la posible venta de Caprabo, pero no desmiente una reducción del número de establecimientos. “Algunos compañeros que trabajan en Supersol y Carrefour Express han preguntado a las respectivas direcciones si se negocia la compra de parte del negocio de Eroski y no niegan nada”, subrayan.

En la misma línea se expresan fuentes de UGT. “Es un tema tabú. Nos dicen que el tema de Fagor no va afectar a la compañía, pero existen rumores de venta. Cuando se comentaba la compra de Caprabo no supimos nada hasta que de repente llegó un directivo de la firma y nos dijo que era nuestro jefe. Así que cuando tenga que ser, será”, explican.

Y si CCOO y UGT no tienen constancia oficial de los movimientos que estudia la empresa, Fetico tampoco. “Ante las noticias que habían salido en los medios, preguntamos a la dirección y lo desmiente todo”, subraya el sindicato.

Caprabo, una millonaria carga

La compra de Caprabo por parte de Eroski en plena burbuja inmobiliaria ha pasado factura al grupo. La operación se cerró por 1.300 millones de euros, una cifra millonaria que, junto a la contención del gasto, ha aumentado de forma considerable la deuda y ha lastrado las cuentas de la firma.

Eroski cerraba 2012 con unas pérdidas que ascendían a los 121 millones de euros. Ahora la compañía, tras el concurso de Fagor, tendrá que cerrar varios frentes abiertos como el de las preferentes y el de la elevada carga deficitaria con la banca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad