Imagen de archivo del CEO de Factorenergía, Emilio Rousaud

Factorenergía presenta resultados: sale airoso de un año de contención

stop

La compañía firma una facturación de 386 millones de euros tras un año marcado por la subida del precio de la electricidad

Barcelona, 02 de mayo de 2019 (09:23 CET)

Factorenergía cierra 2018 con un crecimiento en facturación del 11% en comparación con 2017: más de 386 millones en euros y un ebidta – beneficios antes de impuestos– de casi cuatro millones de euros.

En cuanto a crecimiento de clientes, en un año de contención del sector, la compañía comercializadora de energía alcanzó en 2018 una cartera de 70.000 empresas y más de 20.000 clientes particulares.

Estos han sido los datos que ha expuesto el CEO de Factorenergía, Emilio Rousaud, durante la presentación de resultados anuales, celebrada recientemente. Así, el directivo se ha mostrado satisfecho del balance de la compañía en 2018: “Creo que la empresa ha vivido uno de sus mejores años porque hemos demostrado la fortaleza del negocio y en un entorno complicado, principalmente por la subida del petróleo”.

“En un contexto marcado por un fuerte crecimiento de los precios de la electricidad, era necesario ser prudente y no lanzarse a crecer a costa de generar pérdidas”, ha señalado Rousaud ante los medios.

Los planes de expansión de Factorenergía

El CEO de Factorenergía ha aprovechado el desayuno de prensa para presentar el plan estratégico de la compañía para 2024: una transición hacia un nuevo modelo energético que permite a la compañía alcanzar los mil millones de euros de facturación, el millón de clientes particulares y la colaboración con 100.000 empresas.

De esta manera, Rousaud ha previsto un crecimiento mínimo del 20% para Factorenergía para este 2019, además de anunciar los planes de internacionalización de la compañía, toda vez que ya se ha instaurado en México.

“En pocos años, Factorenergía dejará de ser una empresa suministradora de energía para pasar a ser partner de servicios para los consumidores. A corto plazo, la energía eléctrica y el gas serán digitalizadas”, ha recalcado Rousaud.

Un nuevo consumidor

En el marco del cambio disruptivo en el sector de la energía, el CEO de la compañía ha destacado el vuelco que dará el papel del consumidor: “Los usuarios pasarán a ser prosumers, es decir, en el centro del negocio estará el consumidor, que tendrá el control sobre la eficiencia energética y sobre el consumo”.

De hecho, Rousaud ha remarcado que a corto plazo la transición energética instalará un modelo basado en el autoconsumo: “Nos espera un cambio radical protagonizado por la virtualización de la energía, el consumo compartido y la generación compartida”.

Para ello, durante la presentación, el directivo de Factorenergía ha puesto especial énfasis en los cambios legislativos que ha habido en España para fomentar estas políticas: “se ha quitado el impuesto al sol y a partir de ahora se puede compartir el autoconsumo”.

Por último, Rousaud ha previsto la era de la democratización de la energía: “Con la entrada de nuevos compradores minoristas en el sector se limitará el precio de la energía y promoverá un crecimiento sostenible del sector”.

“Sin lugar a dudas, la energía del futuro será barata”, ha sentenciado el CEO de Factorenergía.