Isidro Fainé y José María Álvarez-Pallete, presidentes de La Caixa y de Telefónica y aliados. EFE

Fainé salió al rescate de Telefónica con Pallete contra las cuerdas

stop

La Caixa invirtió 5 millones para reflotar las acciones de Telefónica mientras Pallete trabajaba para adelantar el próximo consejo

Xavier Alegret

Economía Digital

Isidro Fainé y José María Álvarez-Pallete, presidentes de La Caixa y de Telefónica y aliados. EFE

Barcelona, 05 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

La Caixa, e Isidro Fainé en particular, siempre ha sido un fiel aliado de Telefónica. Lo fue de César Alierta y lo es ahora de José María Álvarez-Pallete. Tanto es así que en agosto, en plena debacle de las acciones del gigante de las telecomunicaciones, ambos se pusieron el mono de trabajo para frenar el golpe. El presidente de Telefónica hablando con sus ejecutivos y convocando al consejo para el 10 de septiembre. El vicepresidente, Fainé, poniendo más de 5 millones de euros para reavivar la acción.

Pallete ha decidido adelantar el consejo de administración de septiembre del día 25 al 10, como informó Bloomberg. La razón, buscar y plantear soluciones al hundimiento de la compañía en bolsa. O mejor dicho, a los motivos de su hundimiento. Es decir, tomar medidas para mandar un mensaje al mercado de que está haciendo los deberes y tomando cartas en el asunto en temas como la alta deuda y las amenazas en Latinoamérica y Reino Unido con el brexit.

La información de la agencia especializada en economía asegura también que llamó a algunos de sus directivos, interrumpiendo sus vacaciones, para comentar posibles medidas, que serán debatidas y aprobadas o no por el consejo del día 10. También habría llamado a los miembros del consejo de administración para consultarles acerca del adelanto de la reunión.

Una de estas conversaciones fue con Isidro Fainé. El presidente de La Caixa no es un consejero más de Telefónica. Es vicepresidente, y aunque lo era por ser presidente de Caixabank, accionista de referencia de la teleco junto con BBVA y Blackrock, cuando dejó el puesto en el banco no cesó en su cargo en la compañía de telecomunicaciones. Caixabank y Telefónica le mantuvieron porque él quería seguir allí. Es una compañía que le gusta, dicen sus allegados, porque es puntera en tecnología, y confía en Pallete.

Su compromiso y confianza en Pallete le llevó a pisar el acelerador de las compras de acciones en plena crisis. En el grupo La Caixa, fue Caixabank quien se quedó con el 5% de Telefónica. Pese a ello, y es una muestra más de que a Fainé le gusta la empresa, inició hace casi año y medio compras de acciones a través de Criteria, el holding de participadas de La Caixa, que posee también el 40% de Caixabank.

Isidro Fainé, vicepresidente de Telefónica, entró en acción en el peor momento de la 'teleco' y con Álvarez-Pallete pidiendo ayuda

En los últimos meses, Criteria ha ido comprando pequeños paquetes de Telefónica hasta llegar al 1,19%. Pero había hecho una pausa. A mediados de agosto, sin embargo, tras semanas sin comprar, Fainé sacó la chequera para comprar acciones casi a diario hasta superar los 5 millones de euros. Esta ola de compra por parte de Criteria, que secundó Pallete al comprar 100.000 acciones en una sesión a título individual, coincidió con el repunte de Telefónica en bolsa, que suma un 7% desde mínimos.

Naturalmente, La Caixa también tiene que ganar en ello. Hasta ahora, todas las acciones de Telefónica las había pagado por encima de los 7 euros. En agosto, llegó a comprar por debajo de los 6 euros, aunque el precio medio que pagó fueron 6,40 euros. No exprimió pues los mínimos de la teleco en bolsa.

Criteria compró nueve paquetes de acciones de la compañía entre los días 19 y 30 de agosto. Solo faltó a la cita con la bolsa en una de las diez sesiones que hubo entre una fecha y otra. En total, compró más de 830.000 acciones por 5,32 millones de euros.

Los hombres de Fainé hicieron toda una declaración de intenciones con la primera compra, el 19 de agosto. Tras semanas sin invertir en Telefónica, compraron de golpe 400.000 acciones a un precio de 6,70 euros por acción. En total, casi 2,7 millones de euros. Era el precio más barato al que había comprado nunca Criteria, pero la acción seguiría bajando. Las siguientes compras fueron de alrededor 50.000 acciones diarias.

El calvario de Telefónica en bolsa

Los accionistas de Telefónica viven un auténtico calvario. Hace años que el comportamiento de la compañía en bolsa no es lo que era, con la empresa acuciada por la alta deuda y el crecimiento de la competencia. Su expansión internacional ha tenido sus más y sus menos, y ha sufrido en Reino Unido, Alemania y Latinoamérica. Pese a ello, sigue dominando el mercado español de las telecomunicaciones y de la televisión de pago y sus resultados globales arrojan beneficios crecientes: 1.787 millones durante la primera mitad de 2019, el 2,8% más.

Estos resultados no han sido tomados en cuenta por un mercado que solo ve lo malo. El desbarajuste de Telefónica en bolsa es tal que la compañía vale ahora un tercio de lo que llegó a valer en 2007. Entonces era la mayor empresa española y superó los 100.000 millones de capitalización, cota que luego logró el Santander y solo Inditex, años después, ha igualado el hito. Ahora vale unos 33.000 millones.

La urgencia no es nueva pero este verano estaba siendo especialmente negro para Telefónica, hasta el punto que Criteria volvió a intervenir. También lo hizo Álvarez-Pallete, que el 21 de agosto, el mismo día que La Caixa compró por debajo de los 6 euros, se hizo don 100.000 acciones a 5,98 euros. Ese día tocó fondo y empezó la remontada que ha llevado la acción hasta los 6,43 euros de este miércoles.

La Caixa ayudó a la teleco, pero también aprovechó un precio inusualmente bajo para comprar muy barato y fortalecer su estrategia de tener una participación más o menos significativa en la compañía. El grupo catalán se ha fijado en la compañía como una inversión a medio y largo plazo que le de dividendo tras la venta de Abertis a Atlantia, ACS y Hochtief.

Los movimientos de La Caixa en Telefónica

Cuando, por orden del Banco Central Europeo, La Caixa separó el banco de la fundación, recomendó que las participaciones industriales se alejaran de las entidades financieras. Para ello el grupo creó Criteria, que aúna buena parte de las participadas. Pero Caixabank retuvo Repsol, finalmente vendida en los últimos meses, y Telefónica, al considerarlo un socio estratégico.

Así pues, el 5% que tenía La Caixa de Telefónica quedó en manos de Caixabank, controlada a su vez por Criteria con el 40%. Pero a mediados del año pasado Isidro Fainé, que había creado un grupo de su confianza para decidir las inversiones de Criteria, empezó a poner dinero en Telefónica. En ese momento, la acción superaba los 7 euros y siempre que estaba por debajo de 7,30, ejecutaba alguna que otra compra.

Así, pasito a pasito, se hizo con casi el 1,2% de la compañía, lo que convierte al grupo La Caixa en el más importante en Telefónica, ya que sumando la participación de Caixabank, las acciones bajo el control directo o indirecto de Fainé superan a las de BBVA y Blackrock, los otros socios importantes en la compañía presidida por Álvarez-Pallete.

Sin embargo, nunca como este agosto había comprado tan barato, lo que baja el coste de su participación en Telefónica y lo deja en mejor posición para cuando llegue el momento de desinvertir. Previsiblemente, La Caixa ya supera el 1,2% de Telefónica tras las últimas adquisiciones, aunque todavía no ha actualizado su posición en la teleco.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad