Fepime activa la guerra comercial contra Pimec

stop

La patronal de pymes vinculada a Foment del Treball crea Fempime SL, una asesoría de empresas que, según la organización, no está activa

Junta directiva de Fepime, con su presidenta, María Helena de Felipe, de verde en primera fila

Barcelona, 06 de abril de 2016 (01:00 CET)

En medio de la batalla por su representatividad, la patronal Fepime, que agrupa a las pequeñas y medianas empresas de Foment del Treball, ha dado un paso que puede parecer extraño. La organización ha creado una empresa, Fempime, una asesoría y consultoría fiscal, contable, jurídica y laboral de empresas, justo el servicio que da Pimec, la principal patronal catalana de pymes.
 
Según consta en el Registro Mercantil, la sociedad Fempime SL se creó el 5 de febrero pasado y sus administradoras son Maria Helena de Felipe y Beatriz Fernández-Tubau, presidenta y vicepresidenta respectivamente de la patronal Fepime. Desde la organización han matizado que la empresa arrancó el año pasado, aunque aseguran que no está operativa.

Las patronales ya dan servicios a sus asociadas aunque no lo hacen desde una empresa. Sin ir más lejos, Pimec, la patronal de pymes que es la gran rival de Fepime, se financia en parte con los servicios de asesoría jurídica en materia laboral, civil y mercantil, penal y administrativa. También ayuda a las empresas a su crecimiento y su internacionalización.  

"Bloquear" el nombre

Fuentes de la patronal han asegurado a Economía Digital que la sociedad no está activa, ni se tiene la intención de que funcione, sino que se ha creado para "bloquear" el nombre. "El año pasado vimos que alguien estaba utilizando este nombre y decidimos bloquearlo", ha asegurado un portavoz de Fepime, que no ha concretado ni quien ni qué uso se estaba dando al nombre.

Tampoco han explicado por qué se ha creado con el objeto social de asesoría a empresa, que es justamente uno de los servicios estrella de Pimec, patronal con la que Foment y Fepime llevan cinco años a la greña por la representatividad y casi dos décadas de pugna por los intentos fallidos de fusión.

Guerra por la representatividad  

Justamente este lunes tuvo lugar el último capítulo en la guerra patronal catalana, con la queja de Foment al nuevo reparto de la representatividad patronal en las mesas de negociación con la Generalitat. Después de que la última cautelar del TSJC obligara a volver a admitir a Fepime, el Govern decidió pedir a las patronales que se pongan de acuerdo y fijar unos porcentajes provisionales, del 33% para cada una.

La junta de Foment pidió el lunes que se vuelva al 60% para Foment, 25% para Pimec y 15% para Fepime, que se estableció cuando el TSJC dio entrada a Fepime en las mesas de negociación. "No se ha producido ninguna modificación administrativa efectiva que altere esta distribución", expresó la patronal.

Pimec no se ha pronunciado sobre la representatividad pero su posición siempre ha sido la misma. La organización nunca ha reconocido a Fepime, a la que considera una mera filial de Foment, ni su representatividad, al producirse por silencio administrativo.

Las fusiones fallidas

La batalla entre Fepime y Pimec viene de lejos y tiene su origen en los intentos fallidos de fusión entre las patronales catalanas. Josep González, presidente de Pimec, siempre ha querido hablar de tú a tú con Foment y, en el último intento de unión, no se resignó a fusionarse con Fepime y quedar subordinada a Foment.

De hecho, Fepime se había creado en el año 2000, después del fracaso de las primeras negociaciones de fusión entre Foment y Pimec, algo que algunos interpretaron como un recado de Joan Rosell, actual presidente de CEOE que por aquel entonces presidía Foment, a Josep González.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad