Ficosa facturará 427 millones más hasta 2016

stop

'BUSINESS PLAN'

Xavier Pujol, consejero delegado de Ficosa

15 de mayo de 2012 (18:59 CET)

Las inversiones en innovación que ha realizado Ficosa se trasladarán en un incremento de 350 millones de euros en las ventas de sistemas electrónicos hasta 2016. Así se recoge en la última actualización del business plan de la multinacional de componentes de la automoción que ha hecho público el consejero delegado del grupo, Xavier Pujol, este martes en Esade.

La previsión del grupo es aumentar la facturación hasta los 1.400 millones, cuando al cierre del ejercicio 2011 las ventas llegaron a los 973 millones. “Creceremos con productos que hoy no fabricamos y nunca los conseguiríamos hacer sin la factoría de Viladecavalls”. La planta que adquirieron a Sony en 2008, cuando los nipones dejaron de fabricar en España, y que desató una guerra en la cúpula y el posterior divorcio familiar de los fundadores de la compañía.

El nuevo centro de producción ha dado un paso adelante importante en los sistemas de e-automotive (innovación en la gestión de las baterías y en la connectividad de todos los elementos de dentro del coche) y en la comunicación interna del vehículo. Unas “cajas negras” que, por normativa comunitaria, serán obligatorias en 2014 y mandarán información sobre la geolocalización y el estado del automóvil en caso de accidente.

Excedente laboral

Será la puesta en valor de la iniciativa en ingeniería que realizaron de la mano de Comsa Emte en la factoría del Vallès Occidental (Barcelona): la compañía Idneo. Pujol también ha destacado el impulso a la diversificación de la actividad de la multinacional que ha supuesto el grupo de ingeniería. Uno de sus pilares desde hace tiempo, pero que se ha dado a conocer “fuera del sector” cuando rubricaron la compra de la planta y sus activos industriales.

El principal problema, según ha informado el directivo, es que mientras las innovaciones no lleguen a la línea de producción en la fabrica sobran 275 empleos. Un excedente laboral que empezará a tener un impacto real en la cuenta de resultados en 2013, cuando se termine el contracto actual con Sony para fabricar televisores.

“Queremos que todos los empleados continúen vinculados con la empresa hasta que entre un nuevo producto”, afirma Pujol. No descartan ningún escenario, desde presentar una nueva regulación temporal a un plan de formación para la plantilla que sobra temporalmente. “Nos encontramos con el mismo problema de siempre: una legislación muy poco flexible”. Negociarán con los representantes de los trabajadores la mejor salida posible.

Reestructuración

En un contexto en el que la automoción está en horas bajas, especialmente en Europa, Ficosa está inmerso en un proceso de reestructuración. Han puesto la vista en el mercado estadounidense y en el asiático, e invierten para crecer en estos puntos.

A principios de diciembre inaugurarán una nueva factoría en Shangai (China) para fabricar “los productos tradicionales de Ficosa y, más tarde, incorporar elementos de electrónica”. En el mercado asiático, además de ser un consumido potencial prevén producir allí los componentes de menos valor añadido.

En España han centralizado toda la producción en dos centros: el de Viladecavalls y una planta en Soria (Castilla y León). Pujol tiene pendiente pactar con la representación sindical de Fico Triad de Rubí (Barcelona) la viabilidad futura de la factoría, ya que se opusieron al traslado a la sede central del grupo. “No la cerraremos, pero tenemos que replantear la actividad”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad