Fiscalía rechaza que exista delito en la causa contra el consejo de Spanair

stop

LA CAUSA, EN VÍA MUERTA

Ferran Soriano, el día del cierre de Spanair

en Barcelona, 18 de marzo de 2015 (22:47 CET)

La causa contra el consejo de Spanair está a un paso de ser archivada. La Fiscalía de Barcelona no aprecia delito de apropiación indebida en el retraso del pago de las pólizas que la compañía tenía contratadas con Sanitas y Mapfre por parte de la antigua cúpula de la aerolínea. La querella, interpuesta por los pilotos de la aerolínea, señalaba directamente al ex presidente de la firma, Ferran Soriano, y a otros destacados miembros de la sociedad civil catalana como Joan Gaspart o Agustí Cordón, que actuaban como consejeros.

La fiscal Isabel López argumenta, paso por paso, su respuesta al requerimiento del juzgado de instrucción número 18 de Barcelona. En su escrito, al que ha tenido acceso Economía Digital, el Ministerio Público señala que de las diligencias practicadas se arroja "una realidad distinta a la que contemplaba el querellante en su escrito".


¿Qué decía la acusación inicial?

La querella, admitida el 2 de octubre de 2012 y que supuso la imputación de todo el consejo de administración, aseguraba que se produjo un delito en el momento en que la aerolínea dejó de pagar el seguro a mediados de 2011, pero continuó reteniendo el porcentaje correspondiente en la nómina de los trabajadores.

Así, como la propia fiscal indica, la cuestión a dilucidar era si se produjo una apropiación de las cantidades referidas y descontadas a los pilotos o por el contrario lo que se produjo era un retraso en los cumplimientos de pago que tenía la aerolínea con los contratantes. La respuesta de Isabel López no deja dudas: "En los seguros concertados por Spanair con las aseguradoras, el tomado era la empresa, siendo los pilotos y demás querellantes beneficiarios".


Pagos con retrasos, pero consentidos

La fiscal substancia su decisión con un repaso exhaustivo de las declaraciones de los imputados y testigos. Indica que el retraso en los pagos es una "práctica normal a dicho nivel empresarial y que además se realizaba también siendo conocedores de ello los querellantes". De hecho, existía una comisión de control en la que los pilotos, además de las propias aseguradoras, estaban presentes para conocer el estado de las pólizas.

El mecanismo establecía que la aerolínea pagaba todo el contrato con Mapfre, el 100% como tomador, y después recuperaba el 30% a través de las retenciones. En relación con la póliza médica, el porcentaje con cada trabajador variaba. Existían retrasos en los pagos a las compañías, pero esta situación no era nueva: el director financiero de la aerolínea, Jorge Chumillas, aseguró en su declaración que esta situación ya se producía desde 2009.


Los pilotos siempre estuvieron asegurados

Isabel López indica que el retraso en los abonos de estas cuantías "no fue obstáculo para que las compañías complementaran su prestación". Además, es importante recordar que el propio consejo de administración pagó de su bolsillo las cantidades adeudadas. 

"Si bien el fiscal en un primer momento entendió (y así informó) que ese pago a posteriori no suponía más que la devolución de las cuantías apropiadas y por tanto, valorable al amparo del artículo 21.5 del Código Penal, en este punto de la instrucción considera efectivamente que no hubo apropiación indebida, sino un retraso en el abono de la póliza y, por tanto, no se produjo el delito objeto de la querella", indica el texto. Por ello, la fiscal no se opone al sobreseimiento solicitado por el juzgado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad