'Floro' traslada una histórica filial de ACS de Barcelona a Madrid

stop

Roura Cevasa cerrará la octogenaria fábrica que emplea a 125 trabajadores

10 de julio de 2013 (19:21 CET)

Roura Cevasa, filial de ACS, quiere dejar Barcelona para centrarse únicamente en Madrid. La dirección ha comunicado a los sindicatos la decisión de cerrar las octogenaria factoría ubicada en el polígono de Bon Pastor, en la Ciudad Condal, y trasladar a los 125 trabajadores a la capital madrileña para ahorrar costes.

Tanto UGT como CCOO denuncian que esta medida es un expediente de regulación de empleo encubierto ya que la mayoría de la plantilla cuenta con una antigüedad razonable y su despido supondría un coste importante para la compañía.

“La planta de Barcelona tiene viabilidad y la idea de trasladar a la plantilla es una estrategia para que los trabajadores renuncien a sus puestos de trabajo sin cobrar indemnización”, explica el presidente del comité de empresa, Fernando Téllez a Economía Digital.

Una planta histórica


La factoría catalana la fundó la familia Roura en 1930 y se dedica a desarrollar la imagen corporativa --tanto exterior como en interior-- de importantes empresas entre las que destacan Repsol, La Caixa, Santander o NH Hoteles. Pertenece al grupo constructor que preside Florentino Pérez, siendo una participada al 100% de la empresa VIAS.

El centro que tiene la firma en Madrid es de logística. Lo que pretende ahora la compañía es centralizar toda la actividad del grupo en esta planta de Alcalá de Henares. Sin embargo, fuentes sindicales ven complicado que la superficie de la delegación de Madrid pueda acoger la actividad que se desarrolla en los miles de metros cuadrados que tiene la factoría de Barcelona.

Concentraciones para evitar la marcha


Las negociaciones entre la plantilla y la dirección comenzaron el pasado 4 de julio y se prolongarán hasta el 19 pero, de momento, aseguran los sindicatos, la compañía se mantiene firme en la decisión de abandonar la factoría barcelonesa.

Las dos sedes se ocupan actualmente en régimen de alquiler. “El coste de la planta de Barcelona es de 430.000 euros anuales”, subraya Téllez. Este gasto se podría reducir, insiste el delegado de CCOO en Roura Cevasa, buscando otro emplazamiento en la capital catalana más barato.

De momento y a la espera de que la compañía dé marcha atrás, UGT y CCOO han anunciado movilizaciones la próxima semana para evitar los desplazamientos forzosos de cientos de familias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad