Fotoprix ultima su plan definitivo para salvarse de la quiebra

stop

La empresa presentará este miércoles una mejora de la oferta para convencer a la banca acreedora y salir por fin del concurso

Imagen de una tienda de Fotoprix / Europa Press

Barcelona, 28 de junio de 2016 (01:00 CET)

Ya hay un principio de acuerdo entre Fotoprix y la banca acreedora. Si la dirección de la cadena de fotografía mejora su oferta de convenio, cuenta con el compromiso de los bancos de que tendrá su ok, con lo que con casi toda probabilidad se salvará de la quiebra con la que lleva meses flirteando.  

Este miércoles, Fotoprix celebra la junta de acreedores que debe ser la definitiva para salir del concurso. Tras dos juntas suspendidas, a causa de la falta de cuórum para aprobar el convenio de la dirección de la cadena, en ésta se han conjurado para que no se vuelva a repetir la misma situación.  

El pool de bancos acreedores de la compañía, formado por Caixabank, el SabadellBankia, el PopularBankinter y Deutsche Bank, tiene la llave, ya que copa el 60% de su deuda, pero el compromiso atañe a las dos partes.  

Según han explicado fuentes financieras a Economía Digital, la empresa y las entidades financieras se han conjurado para que no se repita el fiasco de hace dos meses. Para conseguirlo,  la dirección de Fotoprix, todavía en manos de su fundador, Porfirio González, se ha comprometido a mejorar su oferta; a cambio, la banca apoyará su plan para salir del concurso.    

Una quita menor

La última oferta de convenio concursal de Fotoprix establecía una quita del 50% de la deuda bancaria, de 12 millones de euros, y el pago en diez años, con un año de carencia. Esta oferta fracasó por la negativa de algunos bancos a aceptar una quita tan alta.  

Esta vez, parece que la banca va a actuar conjuntamente, con una posición acordada. La mayoría de entidades está a favor de apoyar el convenio, ya que lo consideran el mal menor, pero esperan una oferta mejor. Algunas fuentes hablan de una quita de hasta el 35% y con el pago a 8 años, aunque la oferta todavía no es firme.

Modernización

El apoyo al plan de González no será gratuito: la banca acreedora le exigirá un paso decidido hacia la modernización de un negocio, el de las tiendas de revelado, que cayó en picado a raíz de la popularización de la fotografía digital.

En realidad, Fotoprix ya se encuentra en pleno cambio hacia el negocio digital, con un refuerzo de la web y de la impresión de álbumes hechos por el propio usuario con un programa informático, aunque no avanza a buen ritmo por la situación de la empresa.  

La aprobación de la banca es vital para la salvación de Fotoprix, ya que el convenio debe recibir el respaldo del 65% de los acreedores. Si no lo consiguiera, iría a la venta o a la liquidación, ya que, pese a que hubo alguna empresa interesada, no se formalizó ninguna oferta para comprar la empresa.  

Dos años ya en concurso

Sea como fuere, la cadena necesita pasar página a un concurso en el que lleva dos años metida. Fotoprix, a cadena de fotografía líder en España con 300 tiendas y 700 empleados, presentó concurso voluntario de acreedores en verano de 2014. Después de activar el concurso, cerró 70 tiendas e hizo un expediente de regulación que afectó a cerca de 200 trabajadores.      

Actualmente, tiene alrededor de 60 tiendas y, entre esta red y las oficinas centrales, emplea a menos de 200 personas. La empresa cerró 2013 –último ejercicio del que constan resultados– con unos ingresos de sólo 41 millones de euros y unas pérdidas de casi 15 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad