stop

Freixenet suspende los parones de producción habituales en estas fechas para cubrir un incremento de ventas en la costa española y Alemania

29 de mayo de 2017 (20:00 CET)

El mercado nacional del cava empieza a recuperarse, al menos para Freixenet. O eso o el adelanto del calor veraniego está provocando un repunte de las ventas. El caso es que el líder del sector ha incrementado el ritmo de botellas que salen de sus bodegas, con días adicionales de producción sobre los habituales en estas fechas.

Freixenet ha desactivado sus protocolos de flexibilidad, que se ponían en marcha en el segundo trimestre, el más flojo en cuanto a trabajo producción, ante un incremento de la demanda en Alemania y también a nivel nacional, según confirmaron fuentes de la compañía, aunque no concretaron el incremento de las ventas.

El mercado español del cava ha estado estancado en los últimos años, como muestran los datos del sector. No obstante, este año las ventas están mejorando ligeramente, al menos para el líder. El incremento de la producción es para el mercado de costa y las Canarias, según Freixenet. Por tanto, el más relacionado con el auge del turismo. La marca está atacando este nicho de mercado con productos como el cava con hielo, lo que le permite desestacionalizar unas ventas que en España siguen muy ligadas a las fiestas navideñas.

Pero el incremento de la demanda también tiene una componente internacional. Concretamente en Alemania, lo que también es una buena noticia para Freixenet, ya que se trata de su primer mercado y entró en crisis hace dos años por un cambio en la política comercial. La subida de precios le provocó una caída de ventas a corto plazo pero está empezando a dar frutos.

Freixenet suspende las medidas de flexibilidad que aplicaba en mayo y junio desde 2009

La subida de la producción es especialmente significativa porque se produce por primera vez en una década. Freixenet pactó con el comité de empresa unas medidas de flexibilidad que, en distintos niveles, se iban aplicando entre abril y las vacaciones de verano. Desde que se acordaron dichas medidas, en 2009, se iban aplicando cada año sin excepción y en toda su amplitud.

Inicialmente, en abril, la plantilla de las bodegas deja de trabajar los viernes por la mañana –el viernes por la tarde no hay turno–. A las pocas semanas aplican el segundo nivel, dejando de trabajar los jueves por la tarde, y a mediados de mayo el tercer nivel, que implica no producir ni jueves ni viernes. Los trabajadores afectados recuperan estas horas a partir de la vendimia, que se hace en agosto y septiembre, y sobre todo de cara a Navidad, cuando salen más botellas de las cavas.

Este abril, como cada año desde 2009, la plantilla de las bodegas Freixenet, Segura Viudas y Castellblanch –todas del grupo líder del cava–, inició esta reducción de las horas de trabajo. Pero, por sorpresa para los propios trabajadores, la compañía suspendió parte de la flexibilidad hace una semana, cuando iban a aplicar el tercer nivel. Así, hasta las vacaciones, Freixenet y Segura Viudas producen también los jueves.

Pendiente de los resultados

Freixenet cerró ejercicio el pasado 30 de abril y todavía no ha anunciado cómo ha concluido el primer año con la nueva dirección tripartita, que a la práctica cae en manos de Enrique Hevia, presidente ejecutivo, y su sobrino Diego Jiménez Heviadirector general. Algunas fuentes hablan de una ligera mejora de ventas, que se vería intensificada con el tirón de este verano.

El líder del cava, que produce unos 100 millones de botellas, ya terminó el ejercicio 2015-2016 con un incremento de ventas del 5%, hasta los 529 millones de euros. Sin embargo, los beneficios no despejaron y Freixenet solo ganó 2,35 millones.

Hemeroteca

Freixenet
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad