Mikhail Fridman, máximo accionista de DIA.

Fridman sube el sueldo del 'jefe' de DIA sin salir de la crisis

stop

El nuevo consejero delegado de DIA, Karl Heinz-Holland, podría ganar hasta 18 millones en tres años

Barcelona, 28 de julio de 2019 (11:57 CET)

El nuevo consejero delegado de la cadena de supermercados DIAKarl Heinz-Holland, es uno de los hombres de confianza de Mikhail Fridman. Y, como muestra de ello, el magnate ruso ha decidido subirle el sueldo: percibirá unos tres millones de euros anuales, aunque podría ganar hasta 18 millones en tres años. 

La decisión llega, no obstante, en un momento delicado en la compañía. Es cierto que ha conseguido cerrar su pacto con la banca, pero también lo es que DIA sigue sin tener la confianza de todo el mercado, pues no hace ni tres días la agencia de calificación Moody's dejaba a la cadena de supermercados en el bono basura.

Fridman ha convocado una junta extraordinaria para este mes de agosto en la que espera obtener luz verde a la refinanciación pactada con los acreedores y al cambio en la política de remuneración a los consejeros.

La compañía, según explica Cinco Días​,  podrá gastar 1,35 millones en los sueldos –en concepto de retribución fija– de los otros seis miembros del consejo. Y para la retribución variable solo podrá repartir hasta 150.000 euros en acciones durante los tres años que dura su mandato.

Heinz-Holland, fichaje estrella de DIA

El flamante nuevo consejero delegado, Karl Heinz-Holland, fue el encargado de expandir a la alemana Lidl por Europa y no se verá afectado por la nueva política de retribuciones. Según el documento ofrecido a sus accionistas, la compañía anuncia que tiene la intención de poner en marcha un plan de retribución a largo plazo (2020-2022) por el que podrá cobrar hasta 18 millones a largo plazo.

Al margen de la retribución en especie (que incluye el seguro médico o un coche de empresa), por hasta 75.000 euros al año. Con todo, Heinz-Holland se podrá embolsar hasta 28 millones de euros en los próximos tres años.

Esta abultada cifra contrasta con los sueldos que venía abonando DIA a su antiguo consejo. Ricardo Currás –el que fue consejero delegado de DIA durante más de 20 años y ahora está bajo sospecha– se embolsó 898.000 euros (51.000 euros de retribución fija más bonus a corto plazo y dietas por 247.000 euros) en 2017, el último ejercicio completo que estuvo al frente de la compañía.

La nueva política de remuneraciones establece además un sueldo de 250.000 euros brutos para el presidente del consejo, Stephan DuCharme. Cada uno del resto de los consejeros –Michael Casey, Christian Covreaux, Sergio Dias, Jaime García-Legaz y José Wahnon– cobrarán 100.000 euros al año. A los que se sumarán 50.000 euros por presidir una comisión y 20.000 por formar parte de ella.

Bono basura

DIA ha superado la crisis que amenazaba con llevársela por delante tras la inyección de 490 millones de euros de un crédito participativo por parte de Letterone. Pero las agencias de rating se resisten a dar su brazo a torcer. Moody's ha publicado un informe que le mantiene la calificación en Caa2 –nivel de bono basura con alto riesgo– y además le ha colocado la perspectiva en negativa, cuando antes la tenía en revisión.

Moody's considera que la posición de DIA se ha deteriorado aún más en los últimos meses frente a Mercadona y a Lidl, que han ido ganando cuota de mercado en los últimos años.

DIA tiene como arma secreta un plan estratégico que incluye, entre otras cosas, una revisión de su oferta de productos, el refuerzo de su gama de productos de marca propia y una nueva política de precios. Esta hoja de ruta prevé flujo de caja negativo durante los dos primeros años. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad