Mikhail Fridman, propietario de Letterone.

Fridman pone orden: saca a DIA de la disolución y paga a los bonistas

stop

La cadena de supermercados comunica a la CNMV que Letterone, el fondo de Fridman con base en Luxemburgo, ha inyectado ya el capital acordado en la compañía

Barcelona, 22 de julio de 2019 (18:00 CET)

Mikhail Fridman sigue con su hoja de ruta en DIA. A pesar de los sobresaltos, la compañía de supermercados ha comunicado este lunes al mercado que ha cumplido con sus obligaciones: ha inyectado el dinero necesario para que la compañía salga de causa de disolución y para pagar los bonos que vencían hoy mismo. 

"En cumplimiento de lo acordado en el préstamo participativo suscrito entre el accionista mayoritario de la sociedad, L1R Invest1 Holdings S.à r.l. (“Letterone”) y la Sociedad el pasado 26 de junio de 2019, se han inyectado fondos por importe de 306 millones de euros", explican en un hecho relevante ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Este importe, junto con los 184 millones de euros ya inyectados previamente por Letterone como préstamo participativo, "suponen un importe total de fondos inyectados a la sociedad de 490 millones de euros", añaden en el mismo comunicado. 

Respecto al pago de bonos, DIA ha explicado que se han cumplido las obligaciones tras la recepción de los 306 millones de euros. "La sociedad ha procedido a repagar en su totalidad los bonos Euro Medium Term Notes que vencían hoy, quedando de este modo íntegramente satisfechas sus obligaciones de pago con respecto a los citados bonos". 

El pacto Fridman con la banca 

El paso que Fridman, tal y como contó Economía Digital, estaba previsto, aunque se cumpliera fuera de plazo. Así lo confirmaron fuentes de la cadena de supermercados, que tenían previsto que fuese antes del viernes 19 cuando se anunciara que la negociación de las condiciones suspensivas del pacto entre accionistas (Fridman) y acreedores habían llegado a buen puerto. 

El visto bueno llegó el 18 de julio, cuando oficialmente se dieron por cumplidos los requisitos para cerrar el acuerdo de refinanciación. No obstante, algunas condiciones no se cumplieron. La compañía renunció a obtener compromisos vinculantes por 9,2 millones adicionales para su línea de proveedores. 

El pacto acordado, además, incluye 100 millones extra en la ampliación de capital que están sujetos a los accionistas minoritarios y "al apetito del mercado", según aseguraron la noche que se cerró el acuerdo con los acreedores.

Fridman todavía no ha inyectado otros 200 millones de euros de préstamo participativo a tres años que también correrán a su cargo. Esta cantidad se desbloquearía hasta que los 570 millones no estén sobre la mesa.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad