Foto de archivo de expresidente de Renault-Nissan-Mitsubishi, Carlos Ghosn. EFE/ Gian Ehrenzeller
stop

Carlos Ghosn vuelve a ser detenido en Japón tras pagar la fianza de prisión un mes antes y anunciar que contaría "toda la verdad" a los medios

Madrid, 04 de abril de 2019 (10:09 CET)

El caso Ghosn da otro vuelco. Después de anunciar en su cuenta de Twitter que estaba preparado para "contar la verdad" en una futura rueda de prensa, el expresidente de Nissan Motor y Renault Carlos Ghosn ha vuelto a ser detenido este jueves en Tokio. En este caso, el arresto llega por supuesta apropiación de fondos de la empresa para su beneficio personal.

Así, Ghosn ha sido arrestado por cuarta vez en menos de cinco meses y solo un mes después de pagar una fianza millonaria para abandonar la prisión japonesa. El arresto del ejecutivo, de 65 años, se produjo a primera hora, poco después de que miembros de la fiscalía entraran en su residencia y lo condujeran voluntariamente a sus instalaciones.

Posteriormente fue trasladado al correccional del barrio de Kosuge donde ya pasó más de tres meses detenido, según ha informado la agencia de noticias Kyodo. En un comunicado difundido por su equipo legal tras la detención, Ghosn ha calificado el arresto de "indignante y arbitrario" y de ser otro intento por parte de algunos individuos de Nissan para silenciarle y "confundir a los fiscales".

Carlos Ghosn insiste en su inocencia de todos los cargos y acusaciones, principalmente por fraude y apropiación de fondos

La detención de este jueves está relacionada a una nueva acusación por abuso agravado de confianza, vinculada con la transferencia de unos fondos por parte de la presidencia de Nissan y Renault, de la que era titular Ghosn, hacia una distribuidora con sede en Omán.

Parte de los fondos se habrían usado para comprar un yate y cubrir préstamos personales de Ghosn, según la prensa japonesa y francesa. El comunicado facilitado hoy por la fiscalía de Tokio no identifica a las empresas involucradas, pero sí especifica la cantidad que el directivo habría empleado en su beneficio, unos 5 millones de dólares, y que los envíos tuvieron lugar en 2015 y 2018.

Sin embargo, Ghosn insiste en su inocencia de todos los cargos y acusaciones levantadas contra él "sin fundamento".

Jubilación de 765.000 euros

El día anterior se anunció que el ejecutivo brasileño ha hecho valer su derecho a la jubilación en Renault a razón de 765.000 euros anuales. Sin embargo, ahora la empresa rechaza pagarle una pensión.

Además, la junta directiva también ha recomendado que no se le ingrese la parte variable de su sueldo de 2018, más allá del salario fijo de un millón de euros que venía percibiendo.

Ghosn fue detenido por primera vez el 19 de noviembre de 2018 en Tokio, acusado de haber ocultado a las autoridades financieras de Japón compensaciones millonarias supuestamente pactadas con Nissan.

La detención fue extendiéndose mientras se sumaba una segunda acusación ligada al mismo delito​ y una tercera de abuso de confianza por presuntamente haber usado fondos de la compañía japonesa para cubrir pérdidas personales durante la crisis de 2008 y realizar pagos a un empresario saudí que Nissan considera injustificados.

Tras 108 días detenido, Ghosn quedó en libertad bajo fianza el 6 de marzo sujeto a unas estrictas condiciones, como la instalación de cámaras de vigilancia en la entrada de su residencia, la restricción de sus comunicaciones telefónicas o acceso a Internet limitado en la oficina de sus abogados. Según los medios locales, es muy raro en Japón que una persona que ha quedado en libertad bajo fianza vuelva a ser arrestada.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad