La junta de accionistas de 2017 de la multinacional catalana Grifols en su sede de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). EFE/Alejandro García

Grifols pide 500 millones ‘extra’ a la banca

stop

La farmacéutica amplía una línea de financiación y lanza una emisión de bonos para refinanciar 5.800 millones frente a los 5.300 millones previstos

Carles Huguet

Economía Digital

La junta de accionistas de 2017 de la multinacional catalana Grifols en su sede de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). EFE/Alejandro García

Barcelona, 15 de noviembre de 2019 (14:19 CET)

Menos de tres años después de las última refinanciación, Grifols volvió a sentarse con la banca para aplazar el pago de 5.300 millones de euros que llevaba en el pasivo. Aprovechando el encuentro, la cúpula de la farmacéutica incrementó la mochila y pidió 500 millones de euros ‘extra’ para incrementar la cifra hasta los 5.800 millones de euros entre bonos y entidades financieras.

Según explicó la empresa en un comunicado, la empresa de hemoderivados cerró la refinanciación con la que pretende rebajar los costes de la deuda y dotar de músculo su actividad diaria. “El proceso permite optimizar la estructura y mejorar significativamente todas las condiciones además de flexibilizarlas”, celebró la cotizada que dirigen Víctor Raimon Grífols.

También incrementar el pasivo, uno de las principales debilidades que los analistas señalan en cada informe que realizan sobre la sociedad. La farmacéutica amplió una línea de financiación multidivisa hasta los 500 millones de dólares (455 millones al cambio actual), emitió bonos por 1.675 millones y selló dos tramos de 2.500 millones de dólares (2.273 millones de euros al cambio actual) y 1.360 millones de euros con inversores institucionales.

Grifols dijo al mercado que la refinanciación sería de hasta 5.300 millones

Así, la compañía pidió más recursos de los inicialmente previstos. En el anuncio del comienzo del procedimiento, Grifols habló en todo momento de un importe de “hasta 5.300 millones de euros” con el propósito de financiar “los planes de crecimiento a largo plazo”.

Gracias a la firma, la compañía redujo hasta el 2,8% el coste de la deuda. Así, espera que tendrá un impacto contable positivo de 50 millones de euros en el cuarto trimestre de 2019.

La deuda de Grifols

Las previsiones hechas públicas por Grifols al cierre de 2018 eran que el ratio entre deuda y ebitda alcanzara las 3,5 veces. Parece complicado que la compañía pueda alcanzar las métricas prometidas sin disparar sus beneficios o vender alguna unidad de negocio en una operación corporativa, pues la comparativa cerró el tercer trimestre de 2019 en 4,35 veces.

"La gestión financiera, incluyendo la optimización y reducción de los niveles de endeudamiento y el mantenimiento de una robusta posición de liquidez, sigue siendo una prioridad estratégica para Grifols", dijo la cotizada a los mercados tras la última presentación de resultados.

El grupo ya comenzó a tomar medidas sin frenar su apetito expansivo. Por ejemplo: la adquisición del 26,2% de la china Shangai Rass Blood se hizo aportando el 45% de su filial estadounidense, Grifols Diagnostics Solutions. “La operación nos lleva a pensar que la gestión de la deuda se ha vuelto más conservadora y que ha empezado a anteponer su control frente a la velocidad del crecimiento”, auguran desde Bankinter.

Grifols en 2019

La empresa ganó 423,4 millones de euros en los nueve primeros meses del año, el 9,6% menos que en el mismo periodo de 2018. 

No obstante, la cifra de negocio alcanzó los 3.737,8 millones, con un incremento del 14,5%. Los ingresos constatan, según la empresa, el crecimiento de todas las divisiones y principales zonas geográficas donde opera la compañía y el avance en la ejecución de la estrategia de crecimiento del grupo.

Hemeroteca

Grifols
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad