Pablo Isla, presidente de Inditex, y Amancio Ortega, propietario del grupo. Las ventas de sus tiendas caen en otoño. EFE
stop

El gigante textil de Amancio Ortega, Inditex, presenta este miércoles sus resultados del tercer trimestre, que se espera que sean los peores en años

Xavier Alegret

Economía Digital

Pablo Isla, presidente de Inditex, y Amancio Ortega, propietario del grupo. Las ventas de sus tiendas caen en otoño. EFE

Barcelona, 10 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

El multimillonario Amancio Ortega tiene un problema. Su imperio ha perdido valor, lo que le ha hecho caer unos cuantos miles de millones en la lista de los más ricos del mundo, en la que ya es cuarto –y Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, se le acerca–. No es casualidad. Inditex ha sufrido en los últimos meses un bache en las ventas que le costaron un bajón en el IBEX y le llevarán a presentar unos resultados sin crecimiento de doble dígito, algo poco habitual en el gigante textil gallego.

Inditex hará públicos este miércoles los resultados de su tercer trimestre fiscal, que abarca desde el 1 de agosto hasta el 31 de octubre. Según las previsiones de los analistas, el grupo propietario de marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti y Bershka presentará a los inversores peores números que en los últimos trimestres, con una desaceleración de las ventas, caídas de los márgenes y contracción del ebitda y el resultado neto.

Inditex presentará unos resultados con un crecimiento de ‘solo’ el 7% de las ventas y el 3% el beneficio

El consenso de las casas de análisis es que la compañía que preside Pablo Isla presente unas ventas de 6.340 millones en el tercer trimestre, el 7% más que en los mismos meses del año pasado. Esta cifra supone una clara desaceleración, puesto que en los dos primeros trimestres, el grupo gallego estaba creciendo el 11,5%. Contando los nueve meses de ejercicio, las ventas de Inditex (18.011 millones) subirán menos del 10%, mientras que hace un año crecían más del 11%.

Respecto a los beneficios, el resultado es igualmente elocuente. El ebitda crecerá el 4% entre agosto y octubre, por el 3% del resultado neto, según las cifras que esperan los mercados. Ambas magnitudes subían el 9% en la primera mitad del año fiscal de Inditex, por lo que con la cifra del tercer trimestre, las perspectivas de cierre de ejercicio empeoran.

¿Qué le pasa a Inditex?

Para explicar el trimestre de Inditex, no puede hablarse de un solo factor, sino que se trata de una concatenación de los mismos. Para empezar, el sector vive una crisis –véase Mango– de la que no ha sido inmune… aunque solo se ha cogido un resfriado. La mayoría de grandes cadenas están sufriendo caídas de ventas a causa de la competencia cada vez más feroz de las ventas online, por lo que la desaceleración de Inditex tampoco es tan grave, en comparación, si bien esta competencia se espera que vaya en aumento.

La ropa es uno de los productos que más ha costado comprar por internet, por eso de no podérsela probar. Pero la sociedad va perdiendo el miedo gracias al incremento del hábito de comprar todo tipo de cosas por internet y a las facilidades para cambiar los productos. Zara e Inditex, como todas las grandes cadenas, están intentando competir invirtiendo en sus webs, pero otros actores del e-commerce ya han recorrido mucho camino.

Este factor es estructural. En cambio, otros factores coyunturales han impactado en el tercer trimestre del grupo presidido por Pablo Isla. Uno de ellos es el cambio de moneda, sobre todo con el dólar. El efecto divisa, que puede prolongarse algún trimestre más, supone que Inditex haya empeorado todos sus márgenes (ventas, ebitda y beneficio) en alrededor de medio punto entre agosto y octubre.

El retraso del frío y el crecimiento de los grandes del ‘e-commerce’ frenan las ventas de Inditex

¿Y el tiempo? Este es otro factor coyuntural. Llámese cambio climático, calentamiento global o simplemente que el frío llegó tarde, pero impactó directamente en las ventas de Inditex. El largo verano, que se comió medio otoño, y el atraso del frío retrasó el inicio de las compras de invierno, cuando la gente va en búsqueda de prendas más caras, como abrigos, que incrementan la facturación de las tiendas.

Este factor puede que quede compensado en el conjunto del ejercicio, ya que las compras se habrán trasladado a noviembre y diciembre. El frío llegó tarde, cierto, pero con intensidad, convirtiendo la segunda mitad de otoño en casi invierno y animando las ventas. Campañas como el black friday también ayudaron a recuperar, aunque, junto con el retraso del frío, permitieron a mucha gente comprar la ropa de invierno a un precio menor.

Inditex, amenazada por el Santander

Sea como fuere, el mercado espera un peor tercer trimestre, pero también estima que Inditex mejorará algo en los últimos tres meses. Al menos, así se desprende de la evolución de Inditex en bolsa. La primera compañía del IBEX ha estado a punto de perder el trono del índice de referencia en la bolsa española tras cinco meses inusualmente malos.

La evolución de Inditex en bolsa y la de sus ventas dibujan curvas similares. El gigante gallego subió el 13% en bolsa en la primera mitad de año, que elevó a Ortega a rivalizar con Bill Gates por el trono de los billonarios del planeta. Pero entonces empezó una caída que dejó, a mediados de noviembre, a Inditex con el 20% menos de su valor. Coincidía con el freno de las ventas. El Santander pisaba los talones a Inditex y amenazó seriamente el liderazgo del IBEX.

En las últimas tres semanas, sin embargo, la compañía presidida por Pablo Isla se ha recuperado el 6,5%. Tampoco es casualidad que esta subida se produzca con la llegada del frío y del black friday. Igual que descontó un peor tercer trimestre por el tiempo, el mercado descuenta ahora que mejorará en la última parte de su año, aunque ya se verá si puede recuperar todo lo perdido.

Hemeroteca

Inditex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad