Jordi Gual recibe luz verde del consejo como presidente de Caixabank

stop

Fainé se queda en la Fundación Bancaria La Caixa. Dejan el consejo del banco Juan-José López Burniol y Dolors Llobet

Jordi Gual, Isidro Fainé y Gonzalo Gortázar

Barcelona, 30 de junio de 2016 (18:47 CET)

El relevo ya es oficial. En el último día del plazo, a seis horas para finalizar el día, el consejo de administración de Caixabank ha formalizado el relevo en la presidencia. Tras nueve años, Isidro Fainé deja el cargo, que asume el economista Jordi Gual, en una operación que se ha resuelto internamente con un hombre de la casa, donde lleva más de diez años.  

El recambio se produce después de que el Banco Central Europeo (BCE) obligara a Fainé a elegir entre la presidencia de Caixabank o la de la Fundación Bancaria La Caixa, propietaria del banco. El directivo mantuvo la incógnita hasta el final del plazo y se decidió por la fundación, desde donde podrá seguir teniendo un ojo encima del banco.  

De hecho, su sustituto en Caixabank será presidente no ejecutivo. Por tanto, no tendrá responsabilidades en el día a día de la primera entidad financiera de España, que ha destacado que su hombre fuerte será Gonzalo Gortázar, consejero delegado.  

Según ha informado Caixabank en un comunicado, Jordi Gual se ha mostrado agradecido al consejo de administración y ha asegurado que trabajará "junto al consejero delegado, Gonzalo Gortázar, para que CaixaBank se consolide como un referente en el sector financiero europeo por su rentabilidad, solvencia, calidad de servicio y reputación".  

Nuevos consejeros  

El consejo de administración extraordinario ha aceptado la renuncia de Fainé y ha nombrado a su sustituto, pero el de Gual no ha sido el único nombramiento que ha llevado a cabo. Como Fainé, los consejeros María Teresa Bassons y Juan-José López Burniol tenían que elegir entre el Caixabank o el patronato de la Fundación Bancaria La Caixa.  

Bassons ha preferido quedarse en el banco mientras que López Burniol ha decidido imitar a Fainé y continuar en la fundación. Además, también ha dejado el consejo Dolors Llobet, de CCOO, cuyo mandato de seis años expiraba en breve. Para sustituirles, Caixabank ha nombrado a José Serna como consejero dominical y a Koro Usarraga como independiente.
 
Con estos cambios, la entidad mata dos pájaros de un tiro. Por un lado, gana un consejero independiente, siguiendo así una tendencia importada de las corporaciones anglosajonas y que se interpreta como un signo de modernización. Y por otro,  elimina a la única representante de los sindicatos que quedaba.

Adiós a una vida en el negocio bancario    

Isidro Fainé abandona así el negocio bancario de La Caixa tras casi 35 años: se incorporó en 1981 como director general adjunto, en 1999 asumió la dirección general y en 2007, la presidencia. Con la bancarización de las cajas, Fainé asumió la presidencia de Caixabank y mantuvo la de la fundación, por lo que el BCE le ha obligado a elegir.  

Desde la Fundación Bancaria La Caixa, continuará controlando todas las participaciones del grupo, entre las que se encuentran las del propio banco, de otras entidades como BPI y de compañías como Abertis, Gas Natural, Saba o Cellnex.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad