La Audiencia de Barcelona reabre el 'caso Carulla'

stop

JUDICIAL

Uno de los propietarios de Agrolimen, Jordi Carulla.  EFE / Marta Pérez

17 de enero de 2013 (14:55 CET)

La Audiencia de Barcelona ha reabierto el 'caso Carulla'. El tribunal ha aceptado los recursos interpuestos por el fiscal de delitos económicos de Barcelona, Francisco Bañeres, y la Abogacía del Estado al considerar que existen “indicios de criminalidad” suficientes para continuar adelante con el proceso judicial.

La causa, que fue archivada en octubre por un juzgado de la capital catalana, se centra en la investigación de un presunto fraude fiscal en una compraventa de acciones entre las compañías Agrolimen y la sociedad holandesa Merimare, ambas propiedad de la familia Carulla, por valor de 61 millones de euros. El fiscal sospecha que los hermanos se hicieron irregularmente con entre 400.000 euros y un millón evadiendo impuestos

Contradicciones

Así, el auto que han emitido los magistrados de la sección séptima de la Audiencia Provincial de Barcelona indica que "de lo actuado se desprenden indicios de la comisión por parte de los imputados de un delito contra la hacienda pública y ello tiene su base en los informes de la Agencia Tributaria".

Sin embargo, la Audiencia reconoce que existen contradicciones entre el informe de Hacienda y el de los peritos aunque señala que "no es el juez de instrucción quien debe conceder mayor credibilidad a un perito que a otro salvo que alguno de los peritajes sea clamorosamente erróneo y quede totalmente desvirtuado por otros peritajes, lo que no ocurre en este caso".

Sobreseimiento

El juzgado de instrucción número 4 de Barcelona dio carpetazo a la causa al afirmar en su auto que las operaciones realizadas por los acusados “son regulares”.

Además, también criticó duramente a la Agencia Tributaria porque pudo haber realizado la inspección por su cuenta y así salvaguardar los derechos de los imputados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad