La compra de Sony desencadenó el 'divorcio' entre las dos familias que controlan Ficosa

stop

SOCIEDADES AFINCADAS EN OTROS PAÍSES

Xavier Pujol, consejero delegado de Ficosa

17 de noviembre de 2011 (20:00 CET)

La compra de la factoría y los activos de Sony en Viladecavalls por parte de Ficosa en diciembre de 2010, tres meses después de que los nipones anunciaran su deseo de cerrar la factoría, es el desencadenante de la batalla fratricida dentro de la multinacional de la automoción que ha terminado en los tribunales. Por el momento ya se han celebrado dos vistas en los juzgados sociales de Barcelona en las que Josep Maria y Jorge Tarragó reclaman a su primo, Xavier Pujol, una indemnización por los despidos improcedentes del pasado 27 de junio, un día después de que el primero se negaran a firmar las cuentas de 2010.

Sus críticas al alto endeudamiento de la operación y el miedo a que el grupo no pueda resistir los costes asociados, sobre todo laborales, les llevaron a la calle “acompañados de guardias de seguridad”, tal como ha explicado el letrado demandante, Miguel Domenech, de Domenech & Sancho & Torras Abogados asociados, durante el juicio de este martes. Los cinco hermanos Tarragó y su madre poseen el 44,38% de la propiedad del grupo. Una participación a priori paritaria a la de sus primos, los Pujol.

Pero a finales de febrero de 2011, poco después de quedarse con las instalaciones de Viladecavalls (el centro de desarrollo lo comparten al 50% con Comsa Emte), el consejero delegado, Xavier Pujol, presentó en una reunión con los 50 directivos del grupo “un nuevo modelo de organización a implantar donde las áreas que dependían directamente de Josep Maria Tarragó pasaban a otros departamentos”, tal como ha explicado el director de auditoría interna y subvenciones hasta el pasado mayo, Jordi Laín, en calidad de testigo. “Áreas que quedaban bajo el mando de Xavier Pujol”, ha especificado el abogado del demandante.

Afloran sociedades afincadas en otros países

Según mantienen los demandantes, sus primos se han quedado con el control de Ficosa Inversión, la sociedad madre de la multinacional, por un movimiento accionarial a través de empresas afincadas en otros países. “Nuestras atribuciones societarias han sido gravemente lesionadas”, ha declarado Josep Maria Tarragó al final del juicio de este martes.

Durante la vista se ha hablado de dos de ellas: Ficosa Investment BV, con sede en Holanda, y Sun Enterprise of Texas, que está afincada en un paraíso fiscal según las mismas fuentes. Asimismo, Domenech ha afirmado que el actual secretario de Ficosa International --la sociedad que despacha con Ficosa Inversión sobre la marcha del resto de empresas de la multinacional--, Juan Salgas, es el responsable ejecutivo de la primera de ellas.

Salgas es uno de los empleados más antiguos del grupo y antes era director financiero, cargo que ahora ocupa Josep Maria Serra. Asimismo, fuentes internas de Ficosa aseguran que siempre ha sido uno de los hombres de confianza de Josep Maria Pujol Artigas, el patriarca de la familia y padre de Xavier Pujol.

Medidas legales fuera de España

Para recuperar el control de la factoría, Josep Maria Tarragó ha asegurado que “en breve anunciaremos otras medidas legales que hemos realizado dentro y fuera de España para poner fin a una situación que atenta contra nuestra reputación, nuestro patrimonio y pone en peligro la continuidad de la empresa”. Además de las dos causas del juzgado laboral, este mismo martes han iniciado una demanda penal por falso testimonio en la vista de Jorge Tarragó, que tuvo lugar la semana pasada.

A su vez, los Pujol han preferido no hacer declaraciones hasta que la justicia no se pronuncie sobre las cuestiones legales que están encima de la mesa. Su defensa, realizada por el letrado Rubén Doctor, de Cuatrecasas Gonçalves Pereira, ha reconocido que el divorcio en Ficosa “es una guerra cainita entre primos hermanos que no se puede solucionar en un juzgado”.

Movimiento societario

Fuentes conocedoras del proceso señalan al patriarca, Josep Maria Pujol Artigas, como el responsable del movimiento societario. La familia Pujol no ha reconocido en ningún momento el porcentaje exacto de las acciones de Ficosa que tienen en su propiedad.

Josep Maria Tarragó aún forma parte del consejo de administración del grupo. Es el único miembro de su familia que participa en estas reuniones. Según ha detallado Laín, cada tres meses repasan la gestión el presidente, Josep María Pujol; el consejero delegado, Xavier Pujol; el director financiero, Josep Maria Serra; dos representantes de la Generalitat y dos consejeros independientes. Cuando fue despedido, Tarragó también abandonó el comité de dirección de Ficosa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad