La crisis de Volkswagen provoca los primeros recortes de personal en Seat

stop

Consecuencias

Xavier Alegret

El todavía presidente de Seat, Jürgen Stackmann, con Rajoy durante su visita a la planta de Seat en Martorell, Barcelona, en septiembre / EFE
El todavía presidente de Seat, Jürgen Stackmann, con Rajoy durante su visita a la planta de Seat en Martorell, Barcelona, en septiembre / EFE

en Barcelona, 28 de octubre de 2015 (19:17 CET)

Seat ha asegurado desde el inicio de la crisis de las emisiones de Volkswagen que no tenían efectos en la filial española del gigante alemán ni en las inversiones previstas, e incluso que la producción seguía creciendo. Pero la marca ha empezado a recortar, con previsión de un futuro poco halagüeño. Y ha empezado por la plantilla.

A pocos días de la llegada del nuevo presidente de Seat, Luca de Meo, la dirección ha lanzado un plan de eficiencia para 2016 y 2017 con el objetivo de ahorrar 200 millones en estos dos años. Según fuentes de la marca, el objetivo es preservar las inversiones comprometidas y el empleo futuro. Pero paradójicamente, la primera medida concreta es el recorte de 200 puestos de trabajo, que podrían ser 400, según los sindicatos.

Hasta 440 bajas

Fuentes de Seat han confirmado que prescindirá de 200 trabajadores de ETT, 100 de los cuales se contrataron para cubrir vacaciones entre septiembre y noviembre y otros 100 que trabajan en la línea 1, que fabrica el Ibiza, la cual cerrará un mes, entre diciembre y enero, para hacer obras.

Los sindicatos han denunciado la intención de la compañía de no renovar 240 contratos temporales más, que vencen durante el primer semestre de 2016 y que no pueden ser renovados, ya que habrán cumplido el tiempo máximo en ETT.

Las inversiones, en marcha

La marca explicará en los próximos días a su plantilla el plan de eficiencia, que pretende ganar competitividad para asegurar las inversiones de 3.300 millones en cinco años comprometidas por el grupo Volkswagen. Fuentes de Seat aseguran que las inversiones ya se han iniciado y siguen aplicándose, como muestran las obras de la línea del Ibiza.

Sin embargo, fuentes sindicales explican que hay miedo entre la plantilla a que los sacrificios tengan que ser todavía mayores y creen que Seat y el grupo VW están aprovechando la crisis de las emisiones para hacer recortes injustificados.

Más producción en diciembre

Mientras empieza a ajustar su plantilla, Seat ha pactado con el comité de empresa el calendario de diciembre, durante el cual trabajarán todos los sábados, excepto el 26 –festivo en Cataluña–, y el domingo 13 en la línea del Audi Q3, el modelo que está experimentando un crecimiento más importante de producción.

Este mismo miércoles, VW ha presentado los resultados del grupo, así como los de sus marcas. Seat ha ganado 12 millones hasta septiembre, aunque los beneficios se han reducido de forma importante, ya que en junio acumulaba unas ganancias de 52 millones. El grupo VW ha sufrido su primera pérdida trimestral en 15 años, a causa de las provisiones por el fraude de las emisiones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad