La dirección de Panrico llama a la puerta de las Administraciones

stop

La Generalitat se compromete a ayudar a la compañía y Gila busca la colaboración de Castilla y León y Andalucía

03 de octubre de 2013 (21:05 CET)

La dirección de Panrico ha requerido la ayuda de las Administraciones para intentar evitar la huelga indefinida que la plantilla ha convocado a partir del 13 de octubre. Por el momento, la Generalitat ya se ha comprometido a intentar ayudar en lo que pueda para evitar el colapso de la compañía. No inyectará capital en la empresa, pero trabaja desde “hace semanas” en el conflicto con un papel de mediador, informan fuentes de la consejería de Empresa i Ocupació.

Esta ayuda se concretaría en un aval bancario para que Caixabank desbloquee una línea de circulante para Panrico, aseguran otros interlocutores cercanos al consejero delegado, Carlos Gila. La cúpula también ha iniciado conversaciones con el Gobierno de Castilla y León y la Junta de Andalucía para conseguir apoyo económico para pagar la nómina de septiembre. Por el momento, sin éxito.

Nómina de septiembre

Panrico dispondría de 500.000 euros para este fin, informan los sindicatos. Una cifra que tachan de insuficiente para retribuir a casi 4.000 empleados. Entre plantilla fija y autónomos dependientes, la empresa debe unos 10 millones de euros.

Gila se ha reunido este jueves con la plantilla y les ha comunicado que mantiene el plan de reestructuración. Una hoja de ruta que ha puesto en pie de guerra a los empleados, ya que supone el despido de 1.900 trabajadores y el recorte de hasta el 45% de los sueldos de quienes se queden en la empresa. Por el momento, la negociación prosigue con las posiciones muy distanciadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad