La entrada de Panasonic en Ficosa, pendiente de una autorización de patentes

stop

SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE LIQUIDEZ

El consejero delegado de Ficosa, Xavier Pujol, en una imagen de archivo

en Barcelona, 03 de marzo de 2015 (20:03 CET)

Ficosa anunció que Panasonic entraría en la compañía este marzo. El mes ha arrancado y el proceso está parado por la obtención final de la autorización de patentes por parte de las autoridades de competencia tanto españolas como niponas, indican fuentes cercanas a los dueños del grupo de componentes de la automoción, la familia Pujol.

El trámite burocrático está en su fase final, por lo que mantienen el calendario inicial de la operación. En cuanto a los detalles, el grupo familiar se ha mostrado reacio en todo momento a dar a conocer cómo se ejecutará la misma. Ni siquiera ha comentado el impacto que tendrá en los 8.700 trabajadores que emplea en todo el mundo.

Denuncia de falta de transparencia

La plantilla denuncia la falta de transparencia del proceso. Temen una nueva reestructuración, la enésima en una compañía cuya facturación ha bajado de los 973 a los 925 millones de euros entre 2011 y 2013. Los datos anteriores no son comparativos, ya que en 2010 adquirió la planta y el negocio de Sony en Viladecavalls (Barcelona) en una transacción que se investiga en el marco del caso ITV.

Los empleados fuera de España serán quienes se lleven la peor parte de los recortes que se aplicarán en la nueva compañía, manifiestan fuentes conocedoras de la operación. La cifra que está sobre la mesa es una rebaja del 15% de la plantilla. La dirección ni confirma ni desmiente el recorte.

Cifras no confirmadas

Tampoco ha reconocido que Panasonic aportará como mínimo 150 millones para entrar en el capital del grupo, tal y como avanzó en septiembre la prensa nipona. Ni siquiera ha confirmado el capital exacto que tomará en el grupo.

Los Pujol mantendrán una posición mayoritaria en el accionariado tras saldar la batalla por el control de la empresa con sus primos hermanos y antiguos socios, los Tarragó. También plantearon liberarse de la autocartera, por lo que Panasonic obtendría el 49% del capital social.

Así lo manifestó el hijo del ex presidente de la Generalitat, Oriol Pujol Ferrusola, este lunes en la comisión sobre el fraude fiscal del Parlament. El antiguo secretario general de CDC fue uno de los que medió junto a su amigo Sergi Alsina para que la compra de Sony llegara a buen puerto. Trabajaba con junto al consejero delegado del grupo, Xavier Pujol (no son familia), y otros empresarios catalanes en poner en marcha una compañía de certificación energética en el seno de Ficosa cuando estalló el caso ITV.

Capital público

El reparto final de la propiedad del grupo depende de otro actor: la Generalitat. El Institut Català de Finances (ICF) ha otorgado en los últimos años varios créditos participativos a la compañía para superar sus problemas de liquidez.

La falta de recursos ha persistido (de aquí la búsqueda de un socio externo) y la participación pública llega al 20% del capital social del grupo. Los dueños de la compañía han negado en todo momento que no hayan cumplido con las obligaciones de pago, y el Ejecutivo liderado por Artur Mas ha eludido dar información sobre el grupo. Incluso a la oposición.

Preguntas de la oposición

Este martes aseguró al contestar una pregunta del PSC que la "Generalitat no tiene ninguna participación en el capital del grupo Ficosa y la entrada del nuevo socio no comportará, por la información que se tiene a día de hoy, previsiblemente ningún cambio en este sentido".

Una semana antes, al responder otra pregunta de los socialistas catalanes, añadía un matiz: "Si esta entidad (el ICF) llegara a ser titular de un participación significativa en una empresa privada, no implicaría que la Administración de la Generalitat llegara a ejercer sus derechos como socio o accionista, sino que sería la misma entidad la que los podría ejercer".

Información a la comisión de empresa

El Govern ha declinado ocupar las dos sillas que le corresponden en el consejo de administración de Ficosa en los cuatro años que han durado las dos legislaturas de Artur Mas. Ha manifestado que no tiene intención de cambiar esta actitud.

Con todo, los dueños del grupo deberán dar información de la compañía a la Comisión de Empresa. Lo harán una vez firmen la operación con Panasonic.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad