La entrada de Panasonic traerá nuevos recortes de plantilla en Ficosa

stop

Las dos familias fundadoras verán diluida su participación en la firma

25 de septiembre de 2014 (21:10 CET)

La venta de Ficosa entra en su etapa final. La dirección del grupo de componentes de la automoción, la familia Pujol, ultima los detalles con Panasonic para hacer una ampliación de capital que dará oxígeno económico a la compañía e implicará la enésima reestructuración de su plantilla.

Los directivos aseguran que hay margen hasta el primer trimestre de 2015 para firmar el pacto y que el debate está avanzado pero abierto. En cuanto al capítulo de despidos, fuentes internas de la empresa indican que implicará como mínimo la salida del 15% de los trabajadores totales del grupo. Es decir, de los 8.500 empleados que Ficosa tiene en todo el mundo.

Sin confirmación

La familia Pujol ni confirma ni desmiente la cifra. Tampoco ha querido corroborar este jueves, en una reunión convocada de urgencia con los representantes sindicales del grupo, los 130 millones de euros que aportará Panasonic por entrar en el capital, cifra avanzada por la prensa japonesa.

La cúpula de Ficosa es altamente reticente a avanzar nada de la operación. Ni siquiera ha ratificado a la plantilla que sea la empresa presidida por Kazuhiro Tsunga con quien negocia, algo que sí ha hecho con los accionistas en el último consejo de administración celebrado a principios de mes.

En el encuentro con los sindicalistas, la dirección se ha limitado a señalar que trabajan para “unir esfuerzos” con una compañía japonesa; tal y como avanzó este medio a finales de 2013 y, a su vez, fue negado por los máximos ejecutivos.

Ampliación de capital

La ampliación de capital que abrirá las puertas a Panasonic “nunca comportará la venta de la totalidad de la empresa”, aseguran fuentes cercanas a los actuales socios mayoritarios de Ficosa. Los Pujol se quedarán en el capital con una participación diluida.

Esta también es la intención inicial de la otra parte significativa de la propiedad, los Tarragó; cofundadores del grupo, primos hermanos de los Pujol y enfrentados con ellos en los tribunales por el reparto del capital. Hasta la fecha, se han opuesto a la incorporación de Panasonic al capital por la falta de información de la operación. También han denunciado en múltiples ocasiones la “opacidad” con la que se ha mantenido la negociación.

Su posición final a la incorporación de los nipones dependerá de la estructura de capital de la futura Ficosa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad