La Generalitat tiene el 20% del capital de Ficosa

stop

El Govern ha capitalizado los créditos participativos que mantenía con la compañía

Felip Puig y Xavier Pujol | ED

11 de noviembre de 2014 (21:04 CET)

La Generalitat es el tercer accionista de Ficosa. Fuentes de la consejería de Empresa i Ocupació, liderada por Felip Puig, confirman a Economia Digital que el Govern se ha visto obligado a capitalizar parte de los créditos participativos que mantenía con el grupo de la familia Pujol por los problemas de tesorería que arrastraba. El Ejecutivo controla ahora el 20% de su capital social.

La participación pública queda por detrás del 51% de la familia, una de las fundadoras del grupo, y de Panasonic. El gigante japonés de la electrónica de consumo se quedará finalmente con el 30% de la sociedad tras poner sobre la mesa unos 150 millones de euros, confirman los mismos interlocutores del departamento liderado por Puig.

Espaldarazo a la operación

Transformar en acciones los créditos participativos no era el plan inicial del Govern en Ficosa. El Ejecutivo catalán se vio forzado a cambiar de parecer para conseguir que la entrada de un socio económico (y con un perfil muy industrial) en el grupo que le sacara a flote.

Puig ha tenido un papel muy activo en esta transacción, informan las mismas fuentes. La compañía de componentes de la automoción arrastra tensiones de tesorería desde hace años. La dirección incluso aplazó el pago de nóminas a parte de la plantilla en verano de 2013 por falta de fondos.

Fondos públicos


La Generalitat siempre ha apoyado a la compañía. El Institut Català de Finances (ICF) mantenía un crédito de unos 100 millones de euros. De hecho, el Ejecutivo dispone de dos sillas en el consejo de administración de Ficosa que están vacías desde principios de 2012.

Por otro lado, la compañía también se ha beneficiado de subvenciones tanto a través de la agencia de promoción económica internacional, Acció, como la de promoción y localización industrial en Cataluña, Avançsa.

Fin de la guerra accionarial

Además de esta operación económica, el Ejecutivo catalán dio luz verde a la capitalización de los préstamos participativos para cerrar la guerra entre los fundadores de Ficosa por el reparto de su capital.

Este medio ha tenido conocimiento de un encuentro entre Felip Puig y el consejero delegado del grupo, Xavier Pujol, en que el responsable de Empresa i Ocupació recomendó al empresario que para salvar Ficosa era necesario reciclar y replantear el modelo de negocio y solucionar el conflicto familiar. Y esto pasaba por la entrada de un tercer actor que pusiera paz entre las familias Pujol y Tarragó, primos hermanos; inyectara el capital necesario para sacar al grupo del callejón sin salida en el que se encontraba y tuviera el know-how necesario para replantear el modelo de negocio.

Los Pujol encargaron a Rotschild la búsqueda de un socio a finales de 2013, tal y como avanzó Economia Digital. La firma de un pacto con Panasonic se hizo oficial a finales del pasado septiembre. Queda pendiente la ejecución real de la operación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad