La Generalitat apuesta por el bingo para recaudar más impuestos

stop

Respondiendo a una petición sectorial, diversifica las modalidades de juego para atraer a más gente a las salas catalanas

Sala de juegos de un bingo, antes de la apertura

15 de abril de 2012 (22:19 CET)

La Generalitat ha diversificado las modalidades de bingo que se pueden jugar en las salas catalanas con el objetivo de atraer a más gente. Se trata de la respuesta dada a las demandas del sector que, además, beneficiará a las arcas públicas.

Según fuentes conocedoras del proceso, en el momento de realizar el proyecto de decreto de aprobación del Reglamento de los juegos del bingo, el Ejecutivo autonómico se negó a bajar la tasa sobre la modalidad de juego tradicional, que es del 25%. Entonces, decidió implementar el bingo americano y el bingo plus, dos formas de jugar en las que ha aplicado un gravamen del 15%.

“Se introducen las pedreas, reintegros y premios más bajos”, afirman los mismos interlocutores. En el bingo tradicional, los premios para completar una línea o un cartón en cada partida son el 56% del valor de la totalidad de los cartones vendidos (49% al premio del bingo y 7% al de línea). En el nuevo reglamento, que está en trámite parlamentario, los dos nuevas formas de jugar tienen su propio plan de premios.

En el bingo americano es donde habrá más variedad. El borrador del reglamento establece que “cada establecimiento introduce los premios que crea convenientes antes de iniciar la partida” y siempre se cobrarán en metálico. El bingo plus tiene un plan de premios más detallado.

Los participantes recibirán una recompensa por completar una línea, tanto la primera persona que lo haga como otros participantes, y completar el cartón. Además, introduce reintegros y primas que favorecen a los jugadores que llevan varias partidas. Todos estos premios también se pagarán en metálico. Sólo existe una excepción, cuando se juegue al bingo plus en modalidad interconectado (en varias salas a la vez) las recompensas pueden ser en especies.

Salas

El Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC) ya se ha pronunciado sobre el proyecto de decreto. Básicamente, recomienda que se haga hincapié en el juego responsable en todas las salas. Por parte de las empresas del sector que operan en Catalunya, critican que el Govern de Artur Mas no elimine la limitación en la propiedad de establecimientos de juego.

La reordenación del bingo mantiene la normativa anterior, que especifica que ninguna persona física o jurídica puede ser titular de acciones o participaciones en más de cinco sociedades mercantiles titulares de salas de este juego. Y las empresas no pueden ser titulares de más de tres salas de bingo en el ámbito territorial.

De este modo, los implicados aseguran que en el contexto actual la normativa no es un problema. Con el descenso de jugadores, afirman que no hay ninguna compañía con la intención real de hacer una expansión tan grande como para que la ley sea un impedimento. Ni siquiera si, al final, Sheldon Adelson instalara en Barcelona el macrocomplejo Eurovegas. Asimismo, reconocen que “lo habitual, es que cada sala de bingo sea una sociedad mercantil distinta”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad