La Generalitat se desentiende ahora de Valeo

stop

DESINVERSIÓN EN CATALUÑA

Protesta de los trabajadores de Valeo ante la fábrica de Seat, en Martorell / CCOO

en Barcelona, 10 de septiembre de 2015 (21:30 CET)

A inicios de la semana que viene termina el plazo para la negociación del traslado de la plantilla y la producción de la fábrica de Valeo de Martorelles a Zaragoza, que supondrá el cierre de la planta catalana. Las conversaciones están siendo intensas. La compañía mantiene la propuesta de traslado que presentó en julio mientras los trabajadores piden que no se cierre Martorelles. Lo que ha cambiado es la postura del Govern, sorprendentemente mucho más pasiva que en julio.

Cuando la dirección de Valeo en España anunció, a finales de julio, su intención de cerrar la fábrica de Martorelles, el Govern se mostró muy crítico con esta decisión y anunció que iba a vigilar el proceso, así como asegurarse de que los motivos eran reales. Incluso tuvieron varias reuniones con la dirección de la compañía y consiguieron que pospusiera el cierre a septiembre, al considerar que un expediente de traslado a las puertas de las vacaciones constituía una muestra de mala fe.

Cambio de postura

Después de las vacaciones, Valeo ha vuelto a presentar el expediente y ha abierto un periodo de 15 días de negociación. Pero ahora la Generalitat ha decidido que sean las partes, empresa y trabajadores, las que negocien por su cuenta, aunque sí las convocó la primera semana de septiembre para conocer sus posiciones. Para sorpresa de los dirigentes de Trabajo, los representantes de la plantilla no acudieron a la cita.

Desde la consejería de Empresa y Empleo, aunque no están de acuerdo con el cierre, entienden que no es un proceso ilegal y que ahora les toca a las partes ponerse de acuerdo. Además, subrayan que, por ahora, no se les ha requerido ni desde la empresa ni desde los trabajadores. Si lo piden, intervendrán, pero siempre y cuando sean ambas partes las que lo consideren oportuno y lo reclamen.

Los representantes de CCOO y la UGT han pedido públicamente la intervención de la administración catalana –lo hicieron en julio y lo continúan haciendo ahora– pero no a nivel de Trabajo sino al máximo nivel: quieren la intervención de Artur Mas, con una reunión en Francia con la alta dirección del grupo Valeo a nivel mundial.

Largas negociaciones

Las negociaciones entre la plantilla y la empresa están siendo intensas. La dirección ha reiterado su voluntad de llegar a un acuerdo para el traslado de los 257 trabajadores de Valeo en Martorelles, que están en huelga desde julio, a Zaragoza. Según explicó la compañía, la concentración de la producción en una sola planta la haría más competitiva, y eligió su centro aragonés por proximidad con sus clientes, las fábricas de coches que hay en España.

Los representantes de la plantilla creen que puede haber motivos políticos detrás de la decisión y niegan que el traslado a Zaragoza sea una solución óptima. Por eso, aseguran fuentes sindicales, no quieren entrar a negociar la nueva distribución de la plantilla en la fábrica de Aragón.

Este jueves ha tenido lugar la tercera reunión entre ambas partes, que ha empezado por la mañana y se ha alargado también durante la tarde, ya que la compañía ha pedido un receso para responder algunas preguntas del comité de empresa. Este receso se ha alargado durante horas, según los sindicatos, porqué la dirección de Valeo no sabía responder sus dudas sobre cómo van a caber las máquinas y los 257 empleados de Martorelles en la fábrica de Zaragoza, que según ellos, no dispone de suficiente espacio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad