La gestión empresarial en la nube: la solución para pymes y autónomos

stop

PLANIFICACIÓN

Oficina de coworking EFE/Elías Morate

12 de marzo de 2014 (17:18 CET)

Las pequeñas y medianas empresas supervisan con lupa cada céntimo que invierten en su negocio. Muchas pymes reducen costes diarios para hacer frente a una financiación bancaria congelada.

Pero, en ocasiones, los empresarios no tienen una percepción en tiempo real del estado de sus cuentas y, por consiguiente, las medidas pueden no ajustarse a las necesidades. Por ello, el software de gestión empresarial, también conocido como ERP por sus siglas en inglés (Enterprise Resource Planning), se ha convertido en una herramienta esencial en la toma de decisiones de las compañías. Especialmente entre las pymes.

La oficina en la nube

En este contexto, la multinacional Sage ha adaptado a la nube su último ERP. El programa integra todas las áreas del negocio en una sola aplicación. Así, las empresas pueden realizar un análisis del negocio, departamento por departamento, y poder trabajar con sus clientes con tan sólo conectarse a un navegador web.

Al adaptar el sistema a la nube, el cliente no sólo podrá manejar la información sin necesidad de estar en la oficina o en el despacho. Sus datos también estarán asegurados con las copias automáticas y podrá ampliar fácilmente el servicio a medida que crece el negocio.

¿Comprar o alquilar el ‘software’?

Ejemplos claros de la informática en el cloud sería el uso de correo electrónico, el almacenamiento de archivos en la red, el proceso de transacciones diarias de manera inmediata o el propio ERP.

El sistema de gestión empresarial de la multinacional ya se podía comprar a través de una licencia de más de 90 años que incluye el servicio de mantenimiento. O incluso, Sage ofrece la posibilidad de alquilar el software por un tiempo.

Planificar la metodología

Con todo, el ERP incrementa la productividad eliminando datos y operaciones innecesarias. E, incluso, facilita el control de la tesorería y la analítica contable en tiempo real. Así, el empresario puede evitar problemas de liquidez y revisar los procesos de venta. Tiene la oportunidad de mejorarlos antes de que una decisión empresarial sea definitiva y determinante.

Además, el cliente puede crear el panel de control a su medida. Es decir, escoger si, desde el programa sólo quiere tener un registro de la contabilidad y la facturación –como es habitual-- o si también quiere reformular la política de calidad, implantar un sistema de atención al cliente (ATC) o incluir una metodología de trabajo que mejore la rentabilidad laboral.

Adaptarse a cada necesidad

“Nuestros ERP son totalmente modulares y con potencial de reversión en función de las necesidades del cliente”, explican fuentes de la compañía. Los mismos interlocutores sostienen que con el nuevo software de Sage, las empresas ganarán en productividad y ahorrarán tiempo en la adaptación tecnológica del sistema ante las continuas actualizaciones.

La multinacional informa, vía mail, de cualquier tipo de actualización del sistema a nuevas normativas o aplicaciones. Así las empresas pueden descargárselo cuanto antes. Conocer el sistema y personalizarlo a cada pyme es el primer paso. Por ello, la instalación del software requiere de un tiempo de adaptación de al menos una semana, según estima la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad