Jorge Miarnau, presidente de Comsa. ED

La justicia desnuda los abusos laborales de los Miarnau en Comsa

stop

Los tribunales de Barcelona dan la razón a la plantilla de Comsa Service en su guerra por la aplicación del convenio colectivo de la filial

Barcelona, 26 de enero de 2018 (04:55 CET)

Refinanciada su deuda en diciembre de 2016, a Comsa no se le agotan los frentes. Mientras negocia la venta de la concesionaria de autopistas Cedinsa, la justicia se posiciona del lado de la plantilla en sus conflictos laborales. A finales de diciembre, el juzgado de lo social 27 de Barcelona falló a favor de los trabajadores de la filial Comsa Service en Tarragona, que denunciaban el incumplimiento repetido del convenio colectivo durante más de dos años.

Fuentes internas explican a Economía Digital que el tribunal les dio la razón en primera instancia ante la serie de medidas que la familia Miarnau aplicaba en la sociedad desde 2016. “De forma ilegal, habían creado una doble escala salarial. Lo hemos denunciado y la justicia nos ha dado la razón”, celebran.

La firma "no aplicaba el texto a los nuevos trabajadores e insinuaba a los empleados más antiguos que si denunciaban esta situación podrían ser despedidos", añaden.

Comsa deberá pagar las cuantías no abonadas a la plantilla. Puede recurrir

La empresa suma más de 600 trabajadores repartidos por Cataluña. Más de 70 en la provincia de Tarragona, la afectada por las malas prácticas de la saga catalana. De este modo, la empresa deberá pagarles los retrasos y cuantías no abonadas durante los dos años en los que se ignoró el pacto entre dirección y empleados.

No es el único conflicto entre la sociedad y la plantilla. Fuentes del sindicato CGT recuerdan que en noviembre el juzgado de lo social de refuerzo de Tarragona también les dio la razón cuando Comsa contrató a trabajadores para sustituir a personal en huelga. A pesar de que todavía no han cobrado, el tribunal obligó a la compañía a pagarles el día de protesta.

Las mismas voces señalan que el enfrentamiento no se limita a la provincia. En Lleida, por ejemplo, parte del personal está en pie de guerra por no cobrar los pluses de toxicidad en el Centro Penitenciario Ponent que sí perciben sus compañeros de otras contratas.

Comsa Service, en cifras

Comsa Service, filial de Comsa Corporación, facturó en 2016 --las últimas cuentas disponibles en el Registro Mercantil--  hasta 79,7 millones de euros. No obstante, se quedó lejos de los beneficios y registró unas pérdidas de 545.000 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad