La patronal de los comerciantes catalanes está a un paso de la desaparición

stop

La Confederació de Comerç de Catalunya ha presentado preconcurso consciente de que, con un agujero de 2,6 millones, la salvación es prácticamente imposible

Maria Rosa Eritja, presidenta de la Confederació de Comerç de Catalunya / XA

Barcelona, 02 de julio de 2016 (01:00 CET)

La Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) tiene dentro de diez días una de sus reuniones más cruciales. El día 11 se reúne la junta para decidir, entre otras cosas, si pueden seguir adelante o no. Rosa Eritja asegura que su intención es salvar la organización, pero la realidad de la patronal es muy dura y su presidenta lo sabe. Por ello, en privado reconoce ya que lo tiene muy difícil.

La CCC se encuentra en preconcurso de acreedores desde mediados de junio, según admitió este viernes, en el que la organización hizo su primera declaración pública sobre el estado real de sus cuentas, que provocó el cese de su secretario general, Miquel Àngel Fraile. Como avanzó Economía Digital y ha reconocido ahora Eritja, la Confederació tiene un agujero patrimonial de 2,6 millones de euros, tras seis ejercicios consecutivos en pérdidas.    

La junta desconocía la situación  

La junta desconocía por completo esta situación, según aseguró el viernes por activa y por pasiva su presidenta. "Fraile lo llevaba todo" y la cúpula de la patronal se lo ha encontrado ahora, cuando ha empezado a examinar detalladamente las cuentas, reiteró. Lo que levantó la liebre fue que empezara a retrasarse con las nóminas, en diciembre del año pasado, tras la cancelación de una línea de crédito.  

Eritja dio la razón a las informaciones publicadas por Economía Digital, que probaban que el ex secretario general había engañado a la junta de los comerciantes con unas cuentas que no se ajustaban a la realidad. Las pérdidas presentadas eran muy inferiores a las reales, como han relevado las últimas auditorías.

Un concurso difícil de superar  

Cuando descubrió la situación, la CCC cesó a Fraile y, para salir del agujero, decidió presentar preconcurso de acreedores. Eritja ha dicho públicamente que su intención, y la de su junta, es que pueda superar el concurso y "que viva 30 años más". Pero saben que es difícil y así lo reconocen internamente.  

Fuentes cercanas a la Confederació han explicado a Economía Digital que su presidenta ya admite en privado que es probable que tengan que disolver la patronal. Puede que la decisión la tomen el próximo 11 de julio, pero lo más probable es que primero intenten superar el concurso, algo que, vistas las cifras de la CCC, parece casi misión imposible.

Los números no salen  

La CCC tiene un patrimonio negativo de casi 2,6 millones de euros y una deuda de 3,7 millones. Cuenta con unas reservas de algo más de 900.000 euros y unos activos de 1,1 millones, según sus balances a abril de 2016. Los números no salen por ningún lado.
 
Además, la mayoría del activo de la patronal es corriente y no cuenta con bienes inmuebles, como una sede, con la que sanear sus cuentas mediante una venta. Y mientras tanto, la deuda va subiendo, como la que tienen con la plantilla, que no cobra su sueldo desde hace cuatro meses.  

Con estas cifras, la Confederació está intentando obtener financiación para solventar, al menos, las situaciones más urgentes, como el pago de las nóminas y de deuda urgente. Para ello está en contacto con su banca acreedora, pero por ahora no ha obtenido resultados. Sobre ello, Eritja no quiso concretar: "Eso es en lo que estamos trabajando, no hacemos otra cosa".  

La responsabilidad de Fraile

Lo que también tiene que decidir la CCC en diez días es qué medidas toma contra Miquel Àngel Fraile. Eritja le culpó del agujero de la Confederació: "Recientemente hemos descubierto una situación financiera muy difícil, que desconocíamos". "Hemos visto hechos lamentables, que no nos esperábamos, no habíamos detectado ninguna señal de alarma", añadió.  

Sin embargo, a pesar de este engaño, no han tomado ninguna acción legal contra él. La CCC todavía está estudiando el estado de las cuentas de la organización, y hasta que no termine este examen, no decidirán los próximos pasos a seguir. La intención es que en la junta del día 11 ya se pueda acordar cómo se actúa contra el ex secretario general.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad