La retirada del Galaxy Note 7 fulmina los presupuestos de las grandes cadenas

stop

Las tiendas de tecnología tenían previstos ingresos millonarios con el nuevo teléfono que fue retirado por la explosión de las baterías 

Una tienda de Samsung.

Madrid , 03 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

La retirada en todo el mundo del nuevo teléfono Galaxy Note 7 de Samsung ha tenido consecuencias millonarias en las cadenas de distribución españolas. Las principales tiendas del país habían previsto ingresos que llegaban a superar –en algunos casos-- el millón de euros en ingresos sólo durante el mes de lanzamiento del nuevo modelo de Samsung.

Los almacenes de las grandes tiendas ya tenían previsto la llegada de los teléfonos y, en algunos casos, ya habían llegado, según han explicado fuentes cercanas a Samsung. Los departamentos de tecnología habían previsto un pico de ingresos en septiembre por el nuevo modelo, pero ahora deberán corregir esas previsiones a la baja.

El temor en el sector es que, con la noticia de las baterías defectuosas, las ventas del nuevo phablet de Samsung (mitad teléfono, mitad tablet) puedan ser muy inferiores a los ambiciosos planes iniciales. Los gastos de recogida del producto en España y en el resto del mundo correrá a cargo del fabricante que este viernes anunció su retirada mundial.

El tercero que no llegó

El Samsung Galaxy Note 7 era el tercer lanzamiento de la marca coreana previsto para este año después del Samsung S7 y Samsung S7 Edge. Ahora, la retirada, con consecuencias económicas millonarias, coincide en el peor momento para la marca, ya que Apple lanzará su nuevo iPhone 7 el próximo 9 de septiembre.

Es primera vez que el fabricante cancela el lanzamiento mundial de uno de sus productos. La cancelación de todos los planes de presentación y comercialización del nuevo modelo fue motivada por el hallazgo de 35 teléfonos cuyas baterías se incendiaron o explotaron de forma repentina durante sus primeros días de uso.

Samsung atribuye el fallo a un pequeño lote de uno de sus fabricantes chinos de baterías, pero aseguró que se trataba de fallos puntuales.

El teléfono español incendiado

Los casos de explosión de móviles también se han producido en España. Un teléfono BQ, marca FNAC, explotó en la mochila de una estudiante de Barcelona, tal como reseñó este medio. El incendio del móvil, que quedó completamente chamuscado, también se produjo por un fallo en la batería.

El fabricante español BQ también aseguró que se trataba de casos aislados pero no retiró los modelos que ya había puesto en el mercado. Samsung lo hizo justo a tiempo. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad