La segunda gran privatización de Mas 'estalla' a 48 horas de las elecciones

stop

PEAJE ABIERTO

Peaje de los túneles de Vallvidrera (Barcelona) - Tabasa

21 de noviembre de 2012 (22:38 CET)

La privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL) ha provocado dolores de cabeza en el Govern de la Generalitat, con recursos judiciales incluidos; pero el intento de hacer caja con los túneles de Vallvidrera y del Cadí le va a suponer al president y candidato a la reelección de CiU un duro golpe: una huelga a 48 horas de las elecciones.

Los empleados de Tabasa han convocado para este viernes el primer día de paro en ambas infraestructuras en las horas puntas de tráfico. Su objetivo es que la cúpula, encabezada por Josep Serratusell, se vea forzada a abrir barreras ante el riesgo de colapso en la entrada a Barcelona por Sant Cugat del Vallès y en el acceso a la comarca de La Cerdanya (Girona). Los trabajadores reivindican de esta forma sus derechos laborales cuando el Govern negocia las condiciones económicas de la concesión del servicio a Abertis, la única empresa que se ha interesado en quedarse con ambas infraestructuras junto al banco inversor brasileño BTG Pactual.

Mediación infructuosa

El comité de empresa de Tabasa se reunió a principios de noviembre con la cúpula del grupo para blindar sus condiciones si se consigue el ansiado acuerdo con Abertis. Especialmente, por el recorte de salario que han sufrido este año a raíz del decreto 20/2012 aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy. “Perdemos un 25% de nuestro salario”, explica Jerónimo Santos, representante de CCOO en el comité de empresa, a Economía Digital.

El sindicalista recuerda que el Ejecutivo central se comprometió a revertir las condiciones salariales cuando la situación económica del país lo permita a través de una aportación al fondo de pensiones. Pero cuando esto ocurra, Tabasa es muy probable que ya no sea una empresa pública. Es decir, no cobrarían la compensación. “Explicamos nuestra reivindicación a los directivos y la entendieron”, comenta Santos. Serratusell se comprometió a trasladar la petición a las dos conselleries responsables de la privatización de las infraestructuras: Economía, presidida por Andreu Mas-Colell, y Territori i Sostenibilitat, liderada por Lluís Recoder. “Pero no nos han dado ninguna respuesta”, indica el sindicalista.

Paros los viernes y el puente de la Purísima

Aseguran que el intento de conciliación en el Tribunal Laboral de Catalunya fue infructuoso y no les quedaba otra alternativa que convocar tres días de huelga. Las fechas que se han escogido tendrán una repercusión importante en la caja de la compañía, según fuentes del sector.

Este viernes y el próximo, 30 de noviembre, las barreras estarán presumiblemente levantadas entre las siete y las nueve de la mañana (la franja con más tráfico en Vallvidrera) y entre las cinco y las ocho de la tarde (afecta tanto a la salida de Barcelona como a la entrada en La Cerdanya, una zona de segundas residencias). Se repetirán las horas de huelga en la operación salida del puente de la Purísima, el 5 de diciembre. El personal de oficinas sólo protestará dos horas: de las ocho a las diez de la mañana.

En el último ejercicio, Tabasa ingresó 40,34 millones de euros y obtuvo un beneficio de 8,29 millones. El Túnel del Cadí cerró 2010 con unos ingresos superiores a los 25 millones y un resultado neto de 4,46 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad