La tecnología del 2015 se juega en Las Vegas: drones, internet de las cosas y 'wearables'

stop

FERIA INTERNACIONAL

Las impresoras 3D, una de las estrellas del CES 2015

Barcelona, 10 de enero de 2015 (20:38 CET)

La tecnología del futuro más inmediato se ha jugado estos últimos cuatro días en Las Vegas. El CES, la mayor feria mundial de electrónica del consumo organizada por la Consumer Electronic Association (CEA), ha mostrado las estrellas que reinarán este 2015, entre las que tienen un papel destacado los drones, el denominado internet de las cosas y los wearables. Estos, junto con las impresoras 3D y los coches autónomos, se confirman como las tecnologías como enorme potencial de crecimiento en los próximos 12 meses.

El presidente y consejero delegado de la CEA, Gary Shapiro, sostiene que los drones ya trazan su propio camino más allá del terreno militar, donde tienen su origen, y abren la puerta a hacer las cosas distintas en ámbitos del mundo civil, desde el cine hasta la asistencia en emergencias pasando por la logística y la agricultura. Aunque, para el máximo responsable de la patronal norteamericana de la industria de la tecnología resulta más sorprendente "el poderoso atractivo en el mercado personal". Un ejemplo presentado en el CES han sido los mini drones que caben en la palma de la mano y que están programados para tomar selfies aéreos, elevando esta moda a un nuevo nivel.

El control de los hogares en la palma de la mano


Un fenómeno similar se aprecia en la denominada tecnología de las cosas --aparatos conectados a internet-- que nos permitirán controlar cualquier mínimo detalle desde un smartphone. Así, en el CES se han visto desde termostatos conectados a la red hasta teteras que con un simple botón del smartphone se puede encender desde cualquier punto de la casa o cerraduras que se controlan desde el teléfono inteligente o la tablet. Toda la eficiencia y el control de los hogares en la palma de la mano.

Los wearables son, sin duda, otro de los dispositivos tecnológicos con más potencial en lo que resta de año. Estos aparatos "se expanden a un ritmo que supera el de tecnologías como el smartphone y toma posiciones en ámbitos como la salud o el deporte donde, en combinación con la movilidad y aplicaciones cada vez más desarrolladas, supondrán un desafío para los modelos tradicionales de prestación de servicios", asevera Shapiro.

Aumento del espacio de exposición


La tecnología más avanzada también revoluciona los viejos clásicos. Es el caso de las impresoras en tres dimensiones, un proceso consolidado en los entornos industriales que según el presidente de CEA "está ganando adeptos en otros sectores, incluidos los profesionales en los que el diseño y prototipos sin actividades fundamentales, así como en los hogares".

Un claro síntoma de que las impresoras 3D, los wearables y los drones no son una moda pasajera es el aumento del espacio que han ocupado este año en el CES, donde han ampliado la presencia un 50%.

Más de 3.000 empresas en 250.000 metros cuadrados


Pero los coches autónomos también han tenido su protagonismo en el CES que ha llegado a su fin este viernes. El coche del futuro ha estado representado por marcas de primer nivel como BMV, Ford, Audi, Toyota o Volkswagen que han mostrado sus prototipos para hacer realidad algo que sólo Hollywood se había atrevido a soñar.

Más de 3.000 empresas de 140 países de todo el mundo han mostrado en más de 250.000 metros cuadrados la tecnología que invadirá nuestro día a día en los próximos 12 meses. Un viaje al futuro que ni el excéntrico científico Doc habría imaginado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad