Lacalle insiste con el ladrillo

stop

INMOBILIARIO

Enrique Lacalle, presidente del BMP

15 de octubre de 2012 (20:48 CET)

El presidente del Barcelona Meeting Point (BMP), Enrique Lacalle, mantiene su optimismo respecto a la recuperación del sector de la construcción en España. “Hemos tocado fondo. Ya hay demanda para comprar los pisos al precio actual”, ha afirmado durante la presentación de la feria, que este año cumple 16 años y abre las puertas el próximo jueves.

Pero su visión positiva choca de frente con la realidad. En los últimos años, el BMP ha pasado de ocupar tres palacios a quedarse con los 8.000 metros cuadrados del edificio número ocho del recinto de Montjuic. Lacalle reconoce que este año han tenido que hacer “trajes a medida” para mantener el número de expositores. “Por supuesto que hemos bajado precios”, asegura.

Inversores internacionales

“Las piedras son rentables a medio y largo plazo. Los precios subirán”, insiste el directivo. De hecho, se lanza a los brazos de los 17 fondos de inversión que estarán presentes en el salón y hace un llamamiento a que inviertan en el ladrillo español. Desde Cerberus a Area Property Partners o Colony Capital, pasando por los impulsores de Diagonal Mar, Hines Spain. “Su presencia es una señal. No vendrían si no piensan que ha llegado el momento de comprar”, añade.

Aunque la principal tesis de Lacalle es revocada por otros profesionales del sector. “La oferta y la demanda se ha equilibrado”, afirma sin tapujos. “Este año se ha incrementado el IVA, el impuesto de transmisiones patrimoniales y se ha eliminado la desgravación fiscal por adquirir una vivienda”, recuerda el economista Gonzalo Bernardos. “Por decisiones del Gobierno, los precios tendrán que bajar más”.

2013, el 'annus horribilis'

El presidente del BMP asegura que lo peor ya ha pasado, pero el punto de vista de Bernardos es distinto: “2013 será inimaginablemente malo. La gente tiene miedo de invertir, sobre todo con el rescate a la vuelta de la esquina, y los bancos no dan crédito”.

En el caso de los fondos, el economista reconoce que sí que hay interés en España, “pero en las zonas prime, en las que no hay oferta. Las viviendas en stock no las quiere comprar nadie”.

Sin embargo, Bernardos y Lacalle coinciden en un punto: donde bajarán más los precios será en la costa. “Desde Cap de Creus (Girona) a Gibraltar, por el exceso de inmuebles vacíos, es posible que se rebaje el coste por metro cuadrado”, admite el presidente del BMP.

Efectos del 'banco malo'

En su discurso, Lacalle incluso niega que el banco malo sea un detonante para mejorar las ofertas existentes en el mercado. “Se harán muchas transacciones porque los precios ya son competitivos”, afirma. Pone como ejemplo lo que se paga por metro cuadrado en algunas zonas “muy buenas” de Barcelona, que ha pasado de los 6.000 euros en plena burbuja a los “2.500 o 3.000 actuales”.

“El capital privado no entra en el banco malo”, detalla Bernardos. Un claro ejemplo, según su punto de vista, de que los activos de la entidad “son excesivamente caros”. Y, con muchos activos provisionados en los balances de las entidades, el economista da por descontado que los ajustes superará la rebaja media de entre el 25 al 30% que se da en la vivienda de segunda mano, donde realmente hay movimientos. En vivienda de nueva construcción el descenso de precios llega hasta el 50%, aunque las transacciones en este sentido son muy esporádicas. En España, ya casi no se construye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad