El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno (i), y su prima, Cristina Álvarez (c), conversan con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. EFE

Las Álvarez aceptan a Nuño de la Rosa para echar a Dimas de El Corte Inglés

stop

Las hermanas Álvarez aceptan la propuesta de la vieja guardia para colocar a Nuño de la Rosa en la presidencia ante los recelos que despierta Marta Álvarez

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno (i), y su prima, Cristina Álvarez (c), conversan con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. EFE

Barcelona, 07 de junio de 2018 (14:35 CET)

Marta Álvarez comienza a aceptar que jamás podrá ser presidenta de El Corte Inglés. En la cruzada por desbancar a Dimas Gimeno del cargo, ella y su hermana Cristina propugnaron su candidatura para ocupar el puesto. Ahora tiene los votos suficientes para cesar a su primo, pero su nombre no genera simpatías entre el resto de consejeros. Por ello, asume la propuesta de la vieja guardia de la empresa para colocar al consejero delegado Jesús Nuño de la Rosa en la butaca.

Fuentes de la cúpula explican a Economía Digital que hasta hace pocos días existían tres posiciones que parecían lejanas. Dimas y su entorno no piensan en dimitir y todavía creen en agotar su mandato; las hermanas Álvarez optaban por echar al presidente y colocarse ellas; los consejeros Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría querían forzar la dimisión del sobrino de Isidoro Álvarez y situar a de la Rosa en el puesto.

Las Álvarez buscaron ejecutar su estrategia en el consejo del pasado día 30 de mayo, pero se quedaron solas. Ni la vieja guardia, ni los consejeros delegados, ni los independientes Manuel Pizarro y Shahzad Shahbaz se posicionaron a favor tan siquiera de abordar la salida. “Existe un consejo extraordinario en el horizonte para tratar el tema”, defendieron.

Las conversaciones entre Dimas Gimeno y la vieja guardia continúan, pero a menor ritmo del esperado

El verse rodeadas hizo que Marta y Cristina moderaran su postura y aceptaran la imposición de Nuño de la Rosa para el cargo que se reservaban. Solo a través de un tercero obtendrán el favor del resto de consejeros que firmaron la petición de la reunión extraordinaria –ellas dos, los dos consejeros delegados y la vieja guardia— o que se mostraron a favor de celebrarla –Paloma García y los dos independientes--.

Mientras, desde el entorno de Gimeno se niega tajantemente haber aceptado a Nuño de la Rosa para la presidencia. Aseguran que mantienen la intención de agotar el mandato, aunque asumen la dificultad del reto. Las conversaciones con Lasaga y su equipo continúan, pero con menor intensidad de lo previsto. Perder el puesto en favor del consejero delegado no sería tan grave como dejarlo a las hermanas Álvarez, eso sí.

Así, las negociaciones se encaminan inevitablemente hacia el consejo extraordinario que podría celebrarse alrededor del próximo 10 de junio. Fuentes jurídicas discrepan eso sí de si es legal que se produzca al haberse ya debatido sobre la salida de Dimas en el último consejo ordinario. De hacerse igualmente, los acuerdos podrían llegar a ser impugnados.

¿Cómo son ahora las conversaciones?

Después de semanas buscando una solución conjunta para la guerra en la cúpula de El Corte Inglés y las participaciones de Gimeno y las hermanas Álvarez en la sociedad familiar IASA, el rumbo cambió esta semana. Las conversaciones por la presidencia ya marchan con independencia al resto de problemas.

En manos de abogados quedaron las cuatro demandas interpuestas contra IASA, propietaria del 22,1% de la cadena. Según ha podido saber Economía Digital ya se produjo la primera reunión, aunque las posiciones todavía están muy alejadas. La vieja reivindicación de Dimas y su entorno es la de poder segregar el 30% que posee en la sociedad hacia una firma independiente y tener así participación directa en los grandes almacenes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad