Las empresas de BCN echan agua fría al independentismo

stop

EL ESCENARIO CATALÁN: REACCIÓN PATRONAL

Carles Huguet

El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls (izquierda), y el jefe de estudios económicos, Joan Ramon Rovira
El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls (izquierda), y el jefe de estudios económicos, Joan Ramon Rovira

en Barcelona, 29 de julio de 2015 (13:11 CET)

El empresariado catalán anda revuelto. Tras la demanda de "lealtad institucional" de Foment del Treball, este miércoles ha vuelto a expresar su preocupación Miquel Valls, presidente la Cambra de Comerç. "Las empresas catalanas están preocupadas por el clima político del país", ha asegurado.

Por ello, ha emplazado a todos los partidos, no sólo a los independentistas, a explicar "como afectarán las propuestas políticas (incluyendo el secesionismo) a la economía del país".

Además, el organismo ha solicitado al gobierno español que reconsidere la postura de imponer el objetivo de déficit 0 para todas las comunidades. "Como pide la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, se debe ajustar a la realidad", ha avisado. Y ya ha informado de que este año no se cumplirá el requisito en Cataluña.

Un crecimiento del 3%

En el acto de análisis de la coyuntura de la región, la Cambra ha elevado a un 3% la estimación del incremento del PIB en 2015. "La realidad está superando todos los indicadores y previsiones, la economía va mejor de lo esperado", ha afirmado Valls. Para el año que viene, ha rebajado el crecimiento del 3% al 2,8%. "Es normal que se estabilice el crecimiento, mantenerlo por encima del 3% es algo extraordinario", ha tranquilizado.

Según los datos, el principal motor de la evolución positiva es la demanda interna, y aunque el sector exterior continúa en déficit, éste cada vez es menor. También la inversión es un elemento clave, especialmente en el sector de la construcción, "que parece haber tocado fondo y podría empezar a crecer en 2015", apunta el informe.

Repunte de la construcción

La construcción, pues, volverá a crecer a lo largo de 2015 tras ocho años en negativo. Las previsiones apuntan que el incremento será del 1,8%, mientras que en 2016 se elevará hasta el 3,2%. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad