Las ofertas por Inoxcrom alcanzan los dos millones

stop

CONCURSO DE ACREEDORES

30 de agosto de 2012 (19:11 CET)

El futuro de Inoxcrom se decide en dos sobres. El juzgado mercantil número 7 de Barcelona ha recibido este jueves las plicas para pujar por la unidad productiva de la fábrica de bolígrafos. Por un lado, la oferta que ha presentado la actual administración de la empresa --con Sebastià Clotet y Juan Marroquín al frente-- y, por otro, la de la cooperativa de trabajadores de la propia compañía.

El contenido de las ofertas, que no ha trascendido al no producirse la lectura de los documentos, como es habitual en estos actos, es parecido. Tanto Inoxgrup SCCL -los trabajadores- como Blond Europe SL --la administración-- han ofrecido dos millones de euros para saldar las deudas de la compañía, que arrastra un pasivo de 25 millones de euros y 14 millones de deuda contra la masa.

Empleos

En cuanto al número de trabajadores, la oferta de Inoxgrup SCCL --que cuenta con el respaldo de la Direcció General d’Indústria de la Generalitat-- parte de conservar 100 empleos e ir incrementándolos con ex trabajadores a medida que se avanza en las etapas del plan de negocio. Por su parte, el entorno de Clotet y Marroquín señaló hace una semana a Economía Digital que el objetivo era emplear a las 65 personas que hay actualmente en activo en el grupo tras el expediente de regulación de empleo (ERE) de julio.

Fuentes judiciales han explicado que el factor que decantará la decisión por una u otra oferta será el plan de negocio. "Ambas ofertas son muy similares. Lo que decidirá el futuro de Inoxcrom es el proyecto que de más garantías de futuro y, por tanto, se ajuste mejor a la realidad actual", afirman.

Calendario


La administración actual tiene desde este jueves tres días hábiles para presentar el informe sobre las ofertas al juez Raúl García Orejuda. El magistrado decidirá a quién adjudica la producción de bolígrafos la segunda semana de septiembre. Tras la venta de la unidad productiva, que permitirá mantener parte de la actividad de la empresa, el juzgado sacará a subasta el solar donde se ubica la empresa, en el barrio de la Sagrera (Barcelona). La compañía que gane el concurso tendrá preferencia a su adquisición.

Inoxcrom presentó concurso de acreedores en 2009, poco después de que la familia Vaqué vendiera sus acciones por un euro a Sebastià Clotet y Albert Novel --quien ya no forma parte del accionariado--. La fábrica fue un gigante de la industria en Catalunya hace una década: daba trabajo a 700 personas y llegó a facturar 77 millones de euros. En la actualidad, la facturación se ha reducido a 14 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad