Los liquidadores de Martinsa-Fadesa rebajan las rebajas en pisos, solares y campos de golf

stop

Se ven obligados a reducir a más de la mitad el precio de algunas referencias ante la falta de compradores. Pensaban ingresar 1.200 millones

Un solar de Martinsa en la playa de Las Canteras (Las Palmas) reduce su precio un 20% en un mes

Madrid, 24 de febrero de 2016 (01:00 CET)

La liquidación de activos de la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, la mayor ocurrida nunca en España, empieza a encallar. Casi 500 de los primeros inmuebles ofrecidos en venta directa, entre septiembre y diciembre de 2015, no han podido ser vendidos. Y ahora se subastan con precios que, en algunos casos, se ven reducidos un 50% respecto a los ofertados hace apenas un mes.

La página web martinsafadesaliquidacion.es habilitada por los tres liquidadores –la abogada Antonia Magdaleno y Ángel Martín y Antonio Moreno, en representación de KPMG y Bankinter, respectivamente– da fe de esta drástica rebaja.

Disminución de precios que, de continuar en los lotes de activos que se ofrezcan en el futuro, impedirá que acreedores y deudores recuperen el total de la deuda –algo que ya se daba hecho que no iba a suceder–, sino también esos 1.250 millones en los que se valoraban los miles de activos a liquidar.

Activos sin compradores

Como aseguran los tres administradores, en el documento de condiciones generales de la subasta, los 455 activos que se ofrecen, "libres de cargas hipotecarias", se enajenan porque en el proceso de venta directa no recibieron ofertas por el precio mínimo inicial fijado en el plan de liquidación. Es decir, ni aplicando una rebaja de hasta el 30% sobre el precio fijado en ese plan.

Por eso, apuntan los administradores, "se establece ahora un nuevo precio de salida, tomando en consideración expectativas de desarrollo futuro y criterios de valoración objetivos". Un precio en el que también se ha tenido en cuenta el interés de potenciales inversores, que sí estarían dispuestos a comprar con descuentos más notables.

Solar en un proyecto de difícil salida

Los 455 activos que salen a subasta tienen un precio mínimo de salida de casi 70 millones de euros. Y uno solo, un solar, en la playa de Las Canteras, en Las Palmas, se ofrece por 31 millones, cuando hace un mes no hubo nadie que lo quisiera por 39 millones. 

También se reduce considerablemente el precio de un solar en la prolongación de la Castellana –el ahora conocido como Distrito Castellana Norte–. El pasado diciembre se ofrecía por 5,56 millones y, ahora, por justo la mitad, 2,8 millones.  

Precio que, incluso, puede resultar elevado si, como todo parece indicar, el megaproyecto urbanístico promovido por BBVA y la constructora San José no sale adelante por las pegas reticencias por parte del equipo de gobierno presidido por Manuela Carmena

Campos de golf y promociones a medio construir

Otros dos activos que ven reducido, incluso por encima del 50% respecto al precio que se barajaba en diciembre, son sendos campos de golf. Uno en la localidad madrileña de Aranjuez y, otro, en la oscense de Jaca.

También se subastan plazas de garaje por 3.500 euros o pisos sin terminar por 20.000 euros. Y hasta una promoción de 51 pisos en Sevilla, a medio construir, por la que se puede pujar a partir de 1,35 millones de euros. 

Liquidación en tres fases

En el auto del pasado septiembre de la juez titular del juzgado de lo mercantil número 1 de A Coruña, Nuria Fachal, por el que se aprobaba definitivamente el plan de liquidación, se establecía que se llevaría a cabo en tres fases.

Una primera, de venta directa de activos libres para atender créditos contra la masa y con privilegio general que, en caso de que no cubrirse –como ha ocurrido– daría paso a la subasta privada, la que está en marcha hasta el próximo 18 de marzo.  

Una segunda, para activos afectos a privilegio especial, para atender este tipo de créditos, a través de venta directa, dación en pago a los bancos o subasta notarial. Y una tercera fase de venta de activos para atender los créditos ordinarios.  

3.200 millones de deuda financiera

La entrada en liquidación de Martinsa-Fadesa dejó a Sareb y a los principales bancos con deuda financiera de 3.200 millones. Y casi la mitad en manos del banco malo, 900 que sumaba Caixabank, casi 600 Banco Popular y 300, Bankia.

En el caso de Sareb, solo el 13% de los 1.300 millones que la deuda de Martinsa-Fadesa tiene el carácter de privilegiada. La Agencia Tributaria se quedó pillada con casi 90 millones de euros pendientes de cobrar, aunque, en este caso, la mitad, unos 46 millones de euros, tienen el carácter de privilegiado, por lo que su reintegro se ve factible.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad