Los March se aprovechan de Florentino Pérez para cuadrar las cuentas

stop

Corporación Alba vuelve a hacer caja y obtener plusvalías con la venta de acciones de ACS, ya por debajo del 10% del capital, de cara a obtener más beneficios que el año anterior

Florentino Pérez, presidente y mayor accionista de ACS

Madrid, 21 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Las acciones de ACS son todo un seguro de vida para los March a la hora de ajustar las cuentas de Corporación Financiera Alba, la sociedad patrimonial tenedora de todas sus inversiones.

Tras ver cómo Alba cerraba el tercer trimestre con un beneficio de 226 millones de euros, un 1% menos que el año anterior, y ante la posibilidad de que, en lo queda de ejercicio, la bolsa no remonte el vuelo y no ganen más que el ejercicio precedente, la adinerada familia mallorquina ha ido a lo seguro para garantizar que eso no ocurra.

Desinversiones controladas tras el fiasco de ACS en Iberdrola

Y, en su caso, no hay nada más seguro que vender, con cuantiosas plusvalías, las acciones de ACS, la empresa presidida por Florentino Pérez. Desde que, en 2012, la inversión de la constructora en Iberdrola se saldara con un estrepitoso fiasco, los March entienden que cualquier momento es bueno para soltar lastre en la constructora.

Llegaron a poseer el 25% de su capital, y ahora, tras la última operación de venta ya solo acreditan el 9,93%. Poco más de 31 millones de acciones de ACS, que actualmente capitalizan en bolsa por 840 millones de euros.

Última operación: 112 millones de ingresos y 45 de plusvalías
 
En la última desinversión, llevada a cabo el pasado 10 de noviembre, los March vendían 3,9 millones de acciones, acreditativas del 1,24% de ACS. Ingresaron algo más de 112 millones de euros, que volverán a reportar pingües plusvalías. A sumar a los más de 300 millones de beneficios netos ya obtenidos con la venta del 14% de ACS acometido entre 2013 y 2016.

Antes de esta nueva venta, en 2016 Alba se había desprendido del 0,67% de ACS por 57 millones de euros, con unas plusvalías contables de 24 millones y una tasa de rentabilidad anual del 11,3 durante casi 19 años.

Con este precedente, y habida cuenta de que el precio unitario de las acciones no ha variado significativamente, el beneficio neto de la venta del último 1,24% estaría en torno a los 45 millones de euros.

Compensar plusvalías al cierre de 2016

Detrás de esa reducción del beneficio de Alba del 1% entre enero y septiembre se hallan precisamente las plusvalías de 185,4 millones de euros que el vehículo patrimonial de los March obtuvo en 2015 por la venta de acciones de ACS, y también de Acerinox.

Muy por debajo de las realizadas hasta el pasado 30 de septiembre, pero que volverán a equipararse al cierre del ejercicio cuando se recojan las plusvalías por la última venta realizada.

Al cierre del tercer trimestre, el valor neto de los activos de Corporación Alba alcanzaba los 3.865 millones de euros, equivalente a 66,36 por acción, teniendo en cuenta que la patrimonial cotizaba en esa fecha a 37,41 euros. Un precio que comporta un descuento del 43,6% respecto al valor neto de los activos por acción.

Alba, mejor que el IBEX

No obstante, ese valor neto de los activos de Alba se ha comportado mejor que el conjunto de los que componen el IBEX 35, al aumentar, en los nueve primeros meses, un 5,4%, cuando, en el caso del selectivo bursátil, contabilizaba un descenso del 8%.

ACS ha sido la única desinversión llevada a cabo por la familia March entre enero y septiembre. En cambio, realizó compras por 240 millones.  De 121,3 millones de euros para adquirir el 10,1% de Parques Reunidos en su salida a bolsa, de casi 71 millones por otro 3% de Viscofan, algo más de 35 millones por un 1,49% adicional de Bolsas y Mercados Españoles (BME) y otro 1% de Euskaltel, por 12,7 millones, para redondear el 11% en la operadora vasca de telecomunicaciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad