Los Núñez, condenados a seis años de cárcel

stop

SENTENCIA

Nuñez, minutos antes de escuchar la setencia

28 de julio de 2011 (14:09 CET)

ACTUALIZADA 17:37h. | Todo comenzó en los años noventa cuando altos cargos del Ministerio de Hacienda de Barcelona dejaron de inspeccionar a ciertas empresas con el objetivo de ocultar irregularidades. Sin embargo, ha sido imposible huir de la condena. Así, el ex jefe de Inspección de Hacienda de Catalunya, Josep Maria Huguet, el ex presidente del FC Barcelona y también constructor, José Luís Núñez Clemente, y su hijo, José Luis Núñez Navarro, han sido condenados este jueves por la Audiencia de Barcelona.

Las penas varían. Para Núñez y para su hijo se ha impuesto una condena de seis años. Josep Maria Huget ha sido condenado a 13. El empresario Javier de la Rosa ha salido absuelto de este caso. El financiero ya cumplió condena de tercer grado –que le obligaba a dormir en la cárcel-- a finales de los noventa por el caso KIO y fue imputado en otros delitos contra la Hacienda Pública en el 'caso Grand Tibidabo'.

Los delitos


La sección novena de la Audiencia de la capital catalana ha condenado a 13 años a Huguet por delitos de cohecho, falsedad documental, prevaricación y por permitir delitos e infidelidad en la custodia de documentos oficiales.

Los otros dos ex inspectores, Álvaro Pernas y Manuel Abella, han sido condenados a 12 y 11 años, respectivamente, por los delitos de cohecho pasivo, falsedad documental, prevaricación y omisión de perseguir delitos, mientras que el ex asesor jurídico del Grupo Torras-Kio, Juan José Folchi, ha sido condenado a siete años de cárcel.

Mientras tanto, el tribunal ha fijado la condena de seis años a Núñez y a su hijo por cohecho activo y falsedad documental. De la Rosa ha salido impune de los delitos de cohecho, prevaricación continuada y falsedad de documentos oficiales que se le imputaban y por los que se le pedía una reclusión de ocho años.

'Pelotazo financiero'


El juicio de la trama --calificada por el fiscal Emilio Sanchez Ulled como "un pelotazo financiero de empresarios del ladrillo" que defraudaron en complicidad de "altos cargos administrativos que se vendieron"--, ha sido uno de los más largos de la historia de España ya que duró nueve meses, con sesiones de mañana y tarde, y quedó visto para sentencia el 17 de mayo de 2010.

Sin embargo, comenzó en 2009 y ha sentado en el banquillo a un gran número de empresarios, asesores fiscales e inspectores de Hacienda acusados de destruir pruebas. La sentencia, que se ha hecho esperar casi dos años, cierra el caso con la condena de 25 años en total para los tres acusados en un escándalo económico que sumaba en la petición inicial penas, en su conjunto, de 126 años de prisión.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad